Author Archives: OllieBriggs

02.10.22 — Diario

Búfalo

Tras unos días en Nueva York era hora de que fuera a la última ciudad de mi vuelta de un mes por Canadá y los Estados Unidos: ¡Búfalo! No es una ciudad típica que visitan los turistas, pero iba a ver a dos personas muy especiales: ¡Kevin y James! Conozco a Kevin desde hace tiempo ya y conocí a James cuando vino a Inglaterra y luego cuando pasó por España durante unos días, pero ahora tocaba ver a los dos en su propia casa.

El vuelo desde Nueva York fue rápido y en nada me vino a recoger Kevin del aeropuerto en Búfalo. Pasamos todo el viaje a su casa hablando y cotilleando. En casa, James había preparado una cena casera de pollo, macarrones con queso, verduras y pan de maíz. ¡Estuvo todo delicioso!

Tras cenar, deshice la maleta y me instalé en la habitación. Después fuimos al centro de Búfalo y a un bar para tomar unas copas. Kevin y yo nos pusimos contentos con cócteles de vodka y bailamos y cantamos un poco. Luego volvimos a casa, donde Kevin y yo pasamos el rato hablando hasta la madrugada.

El día siguiente nos despertamos un poco afectados tras tan solo dos cócteles, pero en nada estuvimos de pie y salimos a explorar un poco. Cogimos el coche al centro, donde entramos en el edificio alto y ornamentado del ayuntamiento. El interior supuso una sorpresa bonita gracias a su arquitectura y arte en el estilo Art Deco.

El ayuntamiento de Búfalo tiene mucha presencia en el centro de la ciudad.

Nos metimos en el ascensor y subimos hasta la última planta para ver otra sorpresa. Vimos unas vistas panorámicas sobre la ciudad y el lago Erie. Saqué unas fotos y James me enseñó unos de los sitios más importantes desde este mirador en las nubes.

Al salir del ayuntamiento, subimos una calle y a un hotel para pillar un café. James y yo cotilleamos unas de las salas enormes del hotel mientras Kevin fue a coger las bebidas. Luego reconvenimos en el coche para acercarnos a otro barrio de la ciudad.

Me gustaron mucho estas ilustraciones en la pared del hotel.

Paramos por el camino para ver un mural que James quería enseñarme, donde me sacaron una foto a modo de prueba de que había visitado Búfalo, Nueva York. Si esto te parece confuso, es porque la ciudad de Nueva York se ubica en el estado de Nueva York, en el cual también se encuentra Búfalo. No sé tú, pero a mí nunca me enseñaron la geografía de los Estados Unidos, por lo cual acabo de enterarme de todo esto en estos últimos años…

Para reiterar: ahora andaba en Búfalo en el estado de Nueva York.

Desde allí bajamos al puerto, donde vimos algunos puntos de interés. Echamos un ojo a unos barcos y submarinos militares retirados del servicio y me sacaron una foto con Shark Girl (“la chica / tiburón”), una escultura famosa a nivel local. No pondré aquí la foto ya que salgo horrible…

En nada el cielo se empezó a oscurecer gracias a unas nubes grises sospechosas que empezaron a formar, así que nos acercamos a la seguridad del coche mientras esperamos a que empezara a caer la lluvia. Fuimos a un supermercado que yo quería visitar, efectuando una parada en el camino para pillar unos bagels en Tim Horton’s (una cadena canadiense de cafeterías). ¡Seguía mi obsesión por los bagels tras los que había probado en Nueva York!

El supermercado en cuestión fue Trader Joe’s, en donde compré comida y picoteo para mi visita. Luego nos acercamos al supermercado que prefieren Kevin y James. Este sitio fue guay y tenía unas galletas fabulosas, pero se me hacía muy grande y estresante, como suele ser el caso con los supermercados estadounidenses. Me pillé una lata de root beer y descubrí que sabe a zarzaparrilla – ¡me encantó!

De camino a casa paramos en un centro comercial, donde quería comprarme unas nuevas zapatillas pero al final acabé comprando unos vaqueros. Me tuve que sacar una foto con la bolsa de Old Navy y enviarla a Megan y amigos en Vermont – ¡les flipa esa tienda!

Luego paramos a coger algo de cena: pizza y alitas de pollo. Búfalo se conoce por estas dos comidas ricas así que tenía ganas de probarlas. La pizza estuvo rica pero la estrella fueron las alitas. Tenían una sala ligeramente brava y venían acompañadas por una salsa de queso azul. ¡Riquísimo!

Ahora toca un intervalo mientras Kevin y yo nos acercamos a otro sitio un día…

El día siguiente Kevin y yo cruzamos la frontera con Canadá y fuimos a Toronto a pasar el día, pero eso lo quiero dejar para otra entrada de blog. ¡Dejaré aquí en enlace cuando esté subida!

Ya de vuelta a Búfalo el día siguiente, James y yo andábamos sin Kevin durante la mañana ya que había tenido que ir a trabajar. Los dos nos subimos al coche y dimos una vuelta por la ciudad para que James me pudiera enseñar unas de las joyas arquitectónicas y barrios icónicos de Búfalo. Fue una vuelta bien interesante y fue una pasada tener a un guía que sabe qué tipo de cosas me gustan.

Después fuimos al campus norte de la Universidad del estado de Nueva York en Búfalo (un nombre bien largo) para recoger a Kevin. Antes de irnos del campus dimos una vuelta para que yo cotilleara el sitio. Me interesaba ver una universidad estadounidense tras haber visto el instituto en Burlington. Era interesante pero teníamos sueño y hambre así que encontrarnos con el ganso agresivo del campus fue una señal suficiente para que nos fuéramos.

Comimos en un sitio que se llama Rachael’s, dónde pedí una comida ligera de una ensalada de pollo ya que mi cuerpo estaba pidiendo algo verde a gritos tras unos días de gula completa y absoluta en Búfalo, Toronto y Nueva York. También fue buena idea comer algo sano antes de ir a nuestra siguiente parada: ¡la feria!

Tras ver lo que para mí supuso la primera atracción de la feria, una discusión entre un asistente del parking y un hombre bien cabreado, pillamos las entradas y nos metimos dentro. Vimos unas vacas y otros animales, pero lo que más me llamaba era la gente de la feria. Empecé a entender la antropología – el estudio de las personas y el comportamiento humano.

James quería enseñarme una sección extraña de la feria, en donde se habían otorgado premios por todo tipo de curiosidades, entre ellas la presentación de verduras en vinagre y luego una serie de fotografías patrióticas. Una vez de vuelta al aire libre, me pillé una limonada fresca y nos acercamos a la parte de la feria que más me interesaba a mí: ¡las atracciones!

Me encanta esta foto con todos los colores y la energía de la feria.

No conseguí liar a Kevin y James para que se subieran al Ratón loco o los Coches de choque, así que tuve que conformarme con un viaje en la noria. Esto me supuso una sorpresa agradable ya que proveía unas vistas estupendas sobre la feria enorme desde lo alto.

Luego gasté los puntos que me quedaban en subirme a una monstruosidad que se llama Cero gravedad. Siempre había querido subirme a esta atracción que consiste en una estructura cilíndrica en la cual te quedas de pie mirando al centro con tu espalda pegada a la pared. Me instalé en la atracción con cuatro niños pequeños como compañía – mala señal.

La máquina empezó a girar cada vez más rápido, empujándome a la pared con las fuerzas que se generaban. Luego vino el momento más terrorífico de la experiencia cuando la máquina entera empezó a inclinarse hasta que estuviéramos dando vueltas boca abajo como si estuviéramos en una lavadora. ¡Todo esto mientras estuvimos atados con tan solo la fuerza centrífuga generada por los giros!

Esta fue la vista que tuve al subirme a esta cosa terrorífica.

La sensación de que se me estaban revolviendo los órganos durante todo el viaje no fue la más grata, pero me bajé con una sonrisa y me senté un miento mientras recuperara el aire y el equilibrio. Desde allí, fuimos a buscar “I Got It” (“Lo tengo”), el juego de feria preferido de James.

¡Este juego fue una pasada! Había que lanzar pequeñas pelotas de goma desde un banco a una caja con una retícula de 5 × 5 en su base. La pelota acabaría en uno de los 25 cuadrados y el objetivo fue igual que en el bingo, había que gritar “I got it!” si logramos hacer una línea de cinco pelotas.

No tengo las palabras para expresar lo adictivo que era este juego. Nos quedamos allí jugando hasta gastar todos los dólares físicos que llevábamos encima. No ganamos nada más allá de un juego gratis en un momento, pero valió la pasada ya que nos lo pasemos súper bien. Y oye, ¡en algún momento iba a tener que gastar esos billetes antes de irme del país!

Dinero gastado, entramos en una nave que me pareció un poco turbia gracias a los vendedores pesados, pero por lo menos disponía de aire acondicionado para que nos refrescáramos. Al salir nos topamos con un desfile de caballos y luego fuimos a buscar una comida típica de estas ferias: Oreo fritas. Estos dulces son justo eso: galletas Oreo que se fríen en una masa parecida a la de un donut. No me gustaron mucho, así que me pillé una bolsa de palomitas saladas y dulces – ¡eran frescas y deliciosas!

Luego echamos un ojo a unas autocaravanas, cosa que me horrorizó al fijarme en el exceso que es que la gente tenga una segunda casa vacía y aparcada en su jardín. Sí que me gustó la bebida que pedí después, que era como una zarzaparrilla pero más fuerte. ¡Sigo mosqueado conmigo mismo porque se me ha olvidado por completo cómo se llama!

Se estaba poniendo tarde y algo caliente, así que volvimos al coche y luego a casa. James tuvo que ir a trabajar, así que Kevin y yo andamos a la estación de metro más cercana y lo cogimos hasta el centro de la ciudad para pasar juntos mi última noche en las Américas.

El metro tenía unas pintas horribles pero esto ya no me sorprendía: los Estados Unidos es un país en el cual no se monta nada bien el transporte público. El tren llegó puntual y estaba limpio, así que no me puedo quejar. Nos dejó al lado del puerto que habíamos visitado unos días antes, desde donde nos acercamos a una bierhaus para disfrutar de comida y bebidas alemanas.

Pedimos unas jarras enormes de cerveza que se parecían a las que tomaba siempre en las festivales de cerveza en Herzogenaurach. A pesar de pedir también unas salchichas alemanas, la cerveza empezó a hacernos efecto y nos pusimos a charlar con la camarera y yo cantaba unas de las canciones alemanas que conocía gracias a Luisa y los viajes que he realizado a su pueblo en Alemania.

James eventualmente vino a recogernos y hizo bien en hacerlo ya que Kevin y yo estábamos bastante contentitos. James andaba reventado tras un día largo en el trabajo así que se fue a casa, dejando a Kevin y yo en un bar por el camino. Allí pedimos unos gin tonics y la cosa se nos fue de las manos: acabamos en un figón llamado Jim’s Stakeout donde pillamos unos bocadillos de pollo frito.

Tras coger un taxi de vuelta a casa, me desperté el día siguiente con una resaca monumental y el agobio de tener que hacer la maleta y salir de casa antes del mediodía para coger el vuelo de vuelta a Europa. No sé cómo pero de alguna manera conseguí hacerlo todo, aunque sí que empecé a morirme un poco durante el viaje en coche al aeropuerto.

Hubo una cola de coches importante en la frontera con Canadá, donde el sol empezó a brillar y calentar el coche mientras yo me arrepentía de haber bebido tan solo una gota de alcohol. Sobrevivimos la entrada a Canadá, y en nada tuve que despedirme de Kevin y James en el aeropuerto de Toronto en medio de una tormenta de lluvia que había brotado sobre la ciudad.

Desde allí tuve que aguantar la pesadilla que fue el vuelo de vuelta a Madrid, que incluyó un transbordo de cuatro horas en Lisboa. Andaba muy resacoso y con el estómago revuelto durante el vuelo sobre el Atlántico, cosa que no fue ayudad por el bebé llorón en la fila en frente de mí ni el hecho de estar atrapado en una butaca entre dos otras personas con espacio limitado para mis piernas. Y más, tuve que hacer el transbordo de manera manual en el aeropuerto de Lisboa. Es decir que tuve que pasar por inmigración, recoger mi maleta de la cinta y luego volverla a facturar. ¡Una pesadilla!

Pero no puedo dejar que este viaje poco grato de vuelta a mi continente nativo de Europa arruine los recuerdos excepcionales que hice en Búfalo con Kevin y James. De las exploraciones de la ciudad hasta momentos destacados como la feria y toda la comida deliciosa que comimos, doy las gracias a Kevin y James por acogerme en casa y enseñarme su ciudad. Fue una manera muy bonita de acabar mi viaje por las Américas, pero más que nada me encantó poder reunirme con los dos y pasar tanto tiempo juntos.

Ahora de vuelta a Madrid, casi me dormí en el taxi de vuelta a casa, donde llegué y descubrí que habían sobrevivido las dos plantas que había dejado en casa con un sistema automático de riego. Me fui directamente a la cama a echarme la siesta, después de la cual deshice la maleta y me tumbé para pasar una noche tranquila viendo Legalmente Rubia: El Musical.

¡Menudo viaje!

28.09.22 — Diario

Solo por Nueva York

Retomo la historia tras dejarle a Megan en el metro para que volviera al aeropuerto al separarnos tras tres semanas juntos explorando Canadá y el noroeste de los Estados Unidos. De repente me encontraba solo en la ciudad de Nueva York y con 24 horas para explorar todo lo que ofrecía. ¿Cómo iba a empezar? Con una siesta en el hotel, por supuesto.

Después de tumbarme un rato pasé un tiempo escribiendo mi diario, repasando mis fotos y empezando a hacer la maleta para que no anduviera con tantas prisas el día siguiente. Una vez hecho todo, volví al metro en mis cortos medio rotos y me acerqué al primer destino donde tenía pensado hacer dos coas a la vez.

Me bajé del metro cerca de Hudson Yards, donde busqué la tienda de Uniqlo en el elegante centro comercial nuevo. Allí me compré unos nuevos cortos y me los puse en el probador antes de echar los antiguos en un contenedor para que se reciclaran. Luego salí afuera a ver la siguiente atracción: el Vessel (buque).

Había escuchado mucho hablar sobre esta estructura en los canales de YouTube que veo de vez en cuando. Hablaron de los retos técnicos del proyecto de renovación de Hudson Yards y también de la controversia causada por las muertes por suicidio facilitadas por el Vessel. Mientras siguen trabajando para resolver este problema, la estructura se encuentra cerrada a los que buscan subirse, pero sí que nos dejaron entrar en la planta baja a sacar fotos.

Al salir de este barrio nuevo, me cogí un perrito caliente de uno de los puestos omnipresentes de comida. Pasé por el depósito ferroviario y me acerqué a un sitio que había visitado la última vez que estuve por la ciudad: el High Line. Esta pasarela ajardinada pasa por el lado oeste de Manhattan y cuenta con la curiosidad de ser edificada sobre una antigua línea ferroviaria elevada. Por eso ofrece un toque de verde entre los rascacielos y vistas interesantes sobre las calles de la ciudad.

Llamé a mi hermana un rato breve porque pensé que le gustaría ver como es el parque de la High Line. Hablamos un tiempo corto pero ya estaba metida en la cama, así que llamé a Kevin y nos echamos unas risas mientras caminé hasta el final de la pasarela.

Mi plan original fue volverme al hotel para refrescarme y cambiarme antes de salir por la tarde, pero al llegar al final del High Line ya era algo tarde. No quería perderme el atardecer, así que me quedé por la cuidad y decidí ir a la Zona Cero para ver el memorial del 11S ya que se encontraba por el camino.

Tras un incidente frustrante al intentar darme de alta en el sistema público de bicis y luego una espera calurosa por un tren en el metro decadente de la ciudad, por fin llegué al memorial. Eché un rato dando vueltas, asimilando el ambiente sombrío del lugar y sacando alguna foto mientras el sol se ponía detrás de los edificios.

El parque es un homenaje bonito y apto a los que fallecieron durante el atentado, pero parte de mí cuestionaba la comercialización excesiva de la zona y los eventos con los está asociada. Tener una atracción turística que parece un poco un parque de atracciones no me parecía del todo bien – y esto lo digo sabiendo bien que había venido a verlo yo también. Me dejó un poco en conflicto.

Colocan estas banderas en los nombres de los fallecidos en el día de su cumpleaños.

No quería que el transporte público poco fiable de Nueva York estropeara mis planes, por lo cual me acerqué con tiempo a mi siguiente destino. El metro me dejó en el Parque del Puente de Brooklyn, que se sitúa en el otro lado del agua que Manhattan. Desde allí, empecé mi descenso tranquilo a las orillas del agua, donde mi plan era ver el atardecer sobre la silueta famosa.

Esta vista fue guay con el Puente de Brooklyn escondido en el fondo.

Al girar una esquina y enfrentarme con vistas de los rascacielos sobre el agua del Río Este, he de admitir que casi se me soltó una lágrima. Me bajé al muelle, donde me pasé un buen rato apreciando las vistas. Este sitio disponía de vistas sobre todo: los restos del antiguo muelle, la Estatua de la Libertad a lo lejos, los colores del cielo, la silueta impresionante de Manhattan y una panorámica del Puente de Brooklyn que habíamos cruzado unos días antes.

Esta vista me pareció muy singular, combina la naturaleza con los rascacielos.

Estos postes son lo único que queda del muelle antiguo.

Después de sacar fotos innumerables desde este mirador tan especial, por fin le di la vuelta a la cámara y me saqué una foto para probar que sí que había estado en Nueva York. También me tocaba dejar de mirar las vistas y prestar atención a mi propio cuerpo, que estaba ya pidiendo comida y bebida a gritos. Pasé por el largo del parque en el muelle en busca de algo y sabía que me estaba acercando a algún sitio a ver que la gente llevaba helados casi enteros…

Acabé haciendo cola en una pizzería debajo del Puente de Brooklyn, donde me di cuenta de que la cola no se avanzaba y que había una escena caótica dentro del sitio. Impaciente gracias al hambre y la sed, abandoné la cola y fui a buscar un sitio alternativo. Al final tuve que conformarme con un kebab de otro puesto ambulante más. La comida de estos puestos no es la mejor pero en un apaño son como ángeles de la guardia.

Llevé mi kebab de pollo al muelle, donde encontré un banco libre y me senté a ver el avance del atardecer. Al llegar la noche, las luces famosas de La Gran Manzana se encendían y me quedé un rato sacando fotos a todo otra vez.

Al intensificar la oscuridad y el frío, le dije adiós a este sitio encantador y volví al metro. Una vez de vuelta al hotel, coloqué algunas cosas más en la maleta y repasé el mogollón de fotos que había tomado durante el viaje antes de irme a dormir. ¡Había sido una noche final preciosa y emocional en Nueva York!

El día siguiente, según lo que apunté en mi diario, fue “un día bastante mecánico”. Me desperté, acabé de hacer la maleta, me duché, salí del hotel y me llevé la maleta azul fiable al metro para ir al aeropuerto.

No obstante, el viaje de vuelta al aeropuerto no fue como un reloj. Desde el metro vi una curva pasar y algún tío de brújula interior o intuición direccional innata me hizo pensar que el tren tenía que haber girado en esa curva. Revisé el asunto en Google Maps y – como sospechaba – estuve en el tren equivocado y que teníamos que haber girado en esa curva.

No sé de donde saco este sentido de la orientación, pero estaba dando muchas gracias por tenerlo al bajarme del tren en la siguiente parada, coger el siguiente en el sentido opuesto y luego esperar al siguiente que me llevaría al aeropuerto.

Tres trenes después, por fin llegué al aeropuerto, donde pillé un último bagel con queso fresco y me acerqué a la puerta para embarcar. Había sido un viaje completo hasta allí tras llegar tan solo cuatro días antes, pero valió la pena ya que de allí partía para la siguiente parada en mi aventura americana.

Nueva York había sido una experiencia surrealista que cambió mi opinión de la ciudad. Antes la veía como un sitio para ir una vez y ya está, pero ahora la veo como un sitio para volver una vez tras otra – ya estoy pensando en cuando podré volver. El caos de La Gran Manzana es completamente agobiante, por lo cual nunca podría quedarme allí más de una serie de días seguidos, pero la diversidad que crea este caos la hace única entre ciudades.

Volveré a Nueva York sin duda, pero por ahora, me iba a otra ciudad estadounidense…

25.09.22 — Diario

Nueva York con Megan

Tras despedirnos e irnos del estado bonito de Vermont, Megan y yo nos encontramos en un avión de rumbo a nuestro siguiente destino: ¡Nueva York! Llegamos al aeropuerto de JFK, esperamos una eternidad a nuestras maletas y eventualmente nos acercamos al metro para que nos llevara al centro de La Gran Manzana. Una vez en el metro, observamos unos de los famosos personajes neoyorquinos: la ciudad realmente es una mezcla de todo tipo de personas.

Luego me sorprendió ver vegetación al salir de la boca del metro más cercana al hotel donde nos íbamos a quedar. Sabía que nos bajábamos en Columbus Circle en una esquina del Central Park, pero que nos dieran la bienvenida unos árboles en lugar de unos rascacielos se me hizo raro. Luego giramos para ver la vista típica de edificios de cristal y nos metimos entre ellos para buscar el hotel.

Nuestra habitación era muy guapa, con vistas sobre el Lincoln Centre y la plaza de en frente que se forma en la intersección de Broadway con Columbus Avenue. Ahora en la ciudad en sí, me preguntaba cómo me sentiría, ya que la última vez que visité hace casi ocho años me dejó bastante indiferente.

Con las maletas deshechas, dejamos el hotel con ganas porque teníamos hambre y yo había decidido que me gustaría visitar Katz’s Deli, un sitio en el sur de Manhattan que se conoce por sus sándwiches enormes de pastrami. Había probado uno la última vez que estuve en Nueva York pero fue en un sitio aleatorio y no me había gustado mucho, así que andaba con curiosidad de probar la versión auténtica.

Llegamos cansados y bien hambrientos, pero nos pusimos a hablar con unos lugareños que dijeron que suelen venir a comer allí y nos indicaron lo que deberíamos pedir para tener una experiencia auténtica. Una vez habíamos descifrado el sistema para pedir, charlamos un rato con el camarero y nos dejó probar el pastrami famoso. Estuvo delicioso y se deshacía en la boca, así que pedí un sándwich reuben como nos habían aconsejado los lugareños mientras Megan fue a pillar unas patatas fritas y cervezas.

El sándwich fue tan delicioso como fue enorme – y menos mal que fuera tan grande ¡dado que nos había costado $26! La verdad que casi no comimos las patatas ya que la mitad del sándwich ya supuso un plato importante. La cerveza casera era muy buena y el ambiente en esta institución neoyorquina estaba eléctrico con gente de todo tipo que se habían juntado para disfrutar las carnes ricas entre pan de centeno.

Ya revividos, paseamos por las calles hasta el Puente de Brooklyn donde habíamos decidido ver el atardecer. El paseo nos llevó por unas vistas interesantes, arte callejera bonita y por el medio de los barrios neoyorquinos más míticos como Chinatown y la Pequeña Italia.

Las calles de estos barrios estaban llenas de gente y actividad, desde terrazas a vendedores ambulantes que vendían y movían sus bienes. El sol ya estaba bajo en el cielo y la hora de oro estaba pintando la ciudad con colores cálidos, así que el camino hasta el puente era muy bonito.

Llegamos al Puente de Brooklyn algo cansados, pero aún así nos montamos y pasamos por el sendero para sacar fotos y disfrutar de los colores del cielo mientras el sol se ponía sobre Manhattan. El clima marcó una diferencia para mejor de la última vez que estuve en Nueva York y crucé el Puente de Brooklyn con mis compañeras de grado – ¡esa vez nos quedamos atrapados en una tormenta de nieve!

Fue muy guay poder ver el puente a esa hora del día.

Al alcanzar el punto medio sobre le puente, decidimos que no avanzaríamos más ya que nos dolían mucho los pies. Descansamos en un banco libre y vimos cambiar los colores del cielo sobre el Puente de Manhattan que se encuentra paralelo al Puente de Brooklyn. Esta paz no duró mucho: llegó un grupo de jóvenes estudiantes y empezaron a gritar a los coches que pasaban que sonaran el pito. Era bastante gracioso, pero pasado un rato nos cansamos de ellos y volvimos a Manhattan y al metro.

También moló estar en el puente sin estar en medio de una tormenta de nieve…

La próxima parada fue Washington Square Park, un pequeño parque que estaba lleno de todo tipo de personajes, entre ellos un tipo que estaba sentado en frente de nosotros que había puesto música relajada en su altavoz. Vino un policía y le dijo que lo apagara, cosa que no le gustó a él ni a nosotros tampoco ya que estábamos disfrutando del rollo. Nos pusimos a hablar con el tío y opinamos igual que él que había asuntos más escandalosos a resolver en el parque que un poco de música…

Después nos acercamos al Comedy Cellar, un sitio famoso de comedia que estaba a unas pocas manzanas. Megan quería pillar entradas a una presentación de comedia allí pero había una cola impresionante, así que hablamos con una chica que estaba repartiendo volantes para el “Grisly Pear”. Decidimos ir allí y pillar una copa ya que andábamos muertos tras una tarde ajetreada.

En nada los cócteles nos habían revivido y andábamos con ganas de ver algo de comedia, así que compramos entradas para la presentación en el mismo lugar. No sabía que me esperaba ya que nunca había estado en un bolo así y había aprendido que el humor estadounidense es algo extraño, pero andaba emocionado al entrar en el teatro pequeño.

La presentación fue muy graciosa a pesar de la cantidad pequeña de espectadores. No podía creerme la cantidad y la variedad de cómicos que se subieron al escenario, que oscilaron entre funciones divertidas y otras que no nos hicieron gracia ninguna. Los cómicos buenos nos tenían partiéndonos de la risa y luego fue muy interesante ver cómo seguían los que no conseguían sacar ni una risa. Fue una experiencia nueva que me encantó.

Megan y yo salimos del club de comedia muy animados y nos encontramos con una pizzería al lado. Allí pedimos un par de trozos enormes y nos sentamos en su terraza para zamparlos y empaparnos en el ambiento nocturno que había en la calle. Desde allí nos tuvimos que colar en un bar para que pudiera ir al baño, después del cual bajamos al metro para ver a unos acompañantes inoportunos: ¡ratas! Les sacamos unas fotos, llegamos (eventualmente) a nuestra parada, compramos unas chucherías de una farmacia 24h y nos fuimos a dormir.

¡Menudo primer día en Nueva York!

El día siguiente me desperté con algo de dolor de cabeza, cosa que Megan solucionó en un instante ya que había salido a comprar unos bagels con queso fresco. Diría yo que fueron los mejores bagels que había probado jamás por su textura gomosa y el queso rico. Después nos subimos a uno de las características más guapas del hotel, una piscina en la azotea que contaba con vistas sobre Broadway. Era pequeña pero un chapuzón en su agua fresca me quitó el dolor de cabeza en un instante.

Bajando a Central Park, luego alquilamos unas bicicletas y nos fuimos a empezar la primera actividad del día, una vuelta por el parque icónico. Tras quitarme el carné de conducir a modo de garantía, los dos nos incorporamos en el flujo de ciclistas que estaban haciendo lo mismo y llegamos a la primera parada: el embalse.

No me interesaba mucho visitar un embalse: los hay bastantes en mi pueblo en el Reino Unido. Solo fue cuando habíamos atado las bicis a una farola y al llegar a las orillas del embalse que entendí por qué valía la pena ir. El espacio abierto creado por el embalse proveyó unas vistas impresionantes sobre Manhattan y los reflejos sobre el agua fueron la guinda al pastel.

Tras esta parada, seguimos hasta el limite norte del parque. Una bajada al lado de unas obras fue muy divertida, pero lo que baja luego tiene que volver a subir. Esta subida tomó lugar en la “Great Hill” (“la gran colina”, un nombre muy apto) y casi me dejó muerto. Perduré un rato y por fin llegamos de vuelta al alquiler de bicis y compramos unos batidos enormes para tener la energía a seguir tirando.

Desde allí pillamos el metro hasta Times Square, donde teníamos una idea en mente. No me interesaba mucho volver a visitar la plaza ocupada y llena de trampas turísticas, pero andamos con un objetivo: conseguir unas entradas baratas para ver un musical en Broadway. Nos incorporamos en la fila enorme que ya se había formado, donde nos informaron que habría una espera de unos 45 minutos.

Hacía calor y estábamos cansados y sudados de la vuelta en bici, pero aún así aguantamos, motivados por la posibilidad de pillar unas entradas al musical que habíamos concordado que queríamos ver: Moulin Rouge. La cola movía lentamente pero constantemente y en una hora ya nos encontramos en la taquilla.

El resto ya es historia: conseguimos comprar un par de entradas para ver Moulin Rouge en Broadway esa misma tarde. Las entradas nos salieron más baratas que lo normal pero no fueron baratas como tal: ¡$115 cada una! Al fijarnos en el plano de butacas nos dimos cuanta que había valido la pasta, íbamos a estar sentados a tan solo dos filas del escenario y un poco a la derecha. Estábamos impresionados y emocionados pero también hambrientos, así que compramos un bocadillo de una bocadillería algo turbia mientras nos emocionábamos más al hablar de la suerte que habíamos tenido.

Ya de vuelta al hotel, subimos el bocadillo a la azotea donde disfrutamos de nuestra comida sorprendentemente deliciosa y nos echamos un baño rápido en el agua fría. Después tuvimos que bajar a la habitación para ducharnos y alistarnos para el teatro: ¡se nos agotaba el tiempo!

Pillamos un taxi al teatro, en parte porque queríamos vivir esa experiencia, en parte porque no queríamos arrugarnos la ropa y en parte porque íbamos contrarreloj. Llegamos con tiempo suficiente como para pedir un gintonic y una botella de agua antes de que empezara la función.

Al entrar en el teatro nos quedamos boquiabiertos. Todo estaba iluminado de rojo y salpicado con lucecitas blancas y el escenario tenía un nivel de profundidad y detalle que nunca había visto antes. Tras sacar unas fotos, encontramos nuestras butacas y empezó el espectáculo.

La función fue todo un espectáculo. La iluminación, las música, el vestuario, la interpretación, el canto, las pirotécnicas, la trama: era todo perfecto. El diseño del escenario y cómo se movía fue un flipe. Supuso un ataque a los sentidos en el mejor sentido de la frase.

En el descanso habían unas colas importantes para ir al baño así que fui a comprar otro gintonic. Decidí permitirme una copa de mi ginebra favorita, Hendicks, pero eso fue un error: ¡me cobraron $34!

El segundo acto luego fue mejor aún que el primero. Me eché a llorar mucho durante los momentos más tristes de la historia y luego el final me abrumó por completo. Fue una mezcla loca de musica y baile y canto y confetis.

Una vez concluida la obra y después de sacar unas últimas fotos en el teatro salpicado por confetis, salimos afuera al aire fresquito y nos pusimos a buscar algo para cenar. Aún andábamos emocionados y las concentraciones de gente que estaban esperando a que salieron los actores fueron una locura, pero las atravesamos y pillamos la cena en un restaurante que encontramos por el camino.

Me pasé al pedir pollo frito con macarrones con queso y ensaladilla de pepinillos: obviamente se me había olvidado que las raciones en los EEUU son enormes. Megan fue más lista y se pilló un para de platos más pequeños. Todo estuvo muy rico, a pesar de mis dudas continuas sobre los méritos culinarios de los macarrones con queso…

Luego fuimos la hotel en pie, pasando por el Lincoln Centre y un disco silencioso que habíamos montado en la plaza en frente de la entrada a este edificio mítico. Sacamos alguna foto pero andábamos demasiado cansados como para apuntarnos al baile, así que volvimos a la habitación y nos acostamos.

Había sido otro día loco en La Gran Manzana, uno en el cual se había cumplido mi sueño de ver un musical en Broadway. ¡Ni tan mal!

El día siguiente empezó tarde ya que me había vuelto a quedarme dormido hasta tarde. Megan había salido y había comprado un desayuno de un mercado de agricultores con el que se había chocado por el camino. Compartimos unos trozos de tarta de zanahoria a modo de desayuno – ¡no me quejaba!

Luego caminamos por Central Park, en donde vimos unas vistas que no habíamos podido ver el día anterior por estar montados en bici. Nos sentamos un rato para disfrutar la musica de un violinista, después del cual nos bajamos al estanque que estaba igual de petado de turistas que tortugas. A las tortugas les daba igual acercarse a los espectadores, así que nos quedamos un rato sacándoles fotos.

Saliendo del parque al lado opuesto al que habíamos entrado, entramos en el primer museo del día: el Neue Galerie. Megan quería ver una obra de Gustav Klimt, el Retrato de Adele Bloch-Bauer I, así que nos acercamos a esta pintura famosa. La historia detrás de la obra me fascinó, pero también descubrí las ilustraciones y pinturas de Egon Schiele, otro pintor expresionista que fue estudiante de Klimt.

Desde el Neue Galerie cruzamos la carretera y nos metimos en el mamotreto de museo que es el Museo Metropolitano de Arte. Era igual de enorme y aplastante que me habían avisado, así que decidimos seguir la ruta recomendada para ver los objetos más destacados. Yo tenía ganas de ver el Temple e Dendur, un templo hermano al Templo de Debod que se encuentra aquí en Madrid que también se mudó piedra a piedra de Nubia en Egipto.

Fue una pasada ver otro templo de Nubia dentro de un espacio tan icónico.

Echamos un rato admirando el templo que está expuesto en una sala enorme e impresionante dentro del museo. Me encontraba conflictuado por su método de preservar la estructura anciana comparado con el templo en Madrid. En Nueva York lo tienen en una sala con un ambiente regulado y en una condición perfecta, pero en Madrid se ha dejado expuesto a los elementos. Por otro lado, el templo en Madrid es totalmente accesible y abierto a todos, mientras en Nueva York lo tienen detrás de pantallas transparentes y el precio alto de la entrada al museo.

Entre las otras exhibiciones que me gustaron fueron la reja del coro de la catedral de Valladolid, una tabaquera incrustada con diamantes y un ramo de flores de Faberge. También pasamos por una serie de recreaciones de las habitaciones de casas aristocráticas y palacios de Europa antes de salirnos fuera a comer.

Para comer nos compramos unas salchichas grasas de un puesto ambulante que se había aparcado en frente del museo. Ya que los museos y Nueva York en sí agotan mucho, no me sorprendió que Megan me dijera que no quería volver a enterar en el museo y que iba a ir a una tienda que quería visitar. Nos separamos para pasar la tarde y yo me volví a meter al Met para ver qué más me podría interesar.

Empecé mi viaje en una exhibición llamada Chroma, que fue una exploración interesante que buscaba revelar los colores intensos originales de la escultura y arquitectura romana y griega que se suele ver solo en mármol o piedra blanca. Luego me acerqué a una exhibición sobre las fotografías de Berns y Hilla Bercher, después de la cual me cansé viendo una serie de planos técnicos y me fui del museo.

Hasta la arquitectura del propio museo parecía una exhibición en sí.

Desde el Museo Metropolitano, me subí a un bus y a la tienda de Apple en la quinta avenida. Desde mi última visita, la escalera y el ascensor de cristal debajo el cubo de cristal famoso se habían cambiado por una escalera de acero y un ascensor espejado. El espacio sorprendentemente amplio abajo se había remodelado con árboles y unos tragaluces que iluminaba con una cantidad impresionante de luz natural.

No vi nada más de interés, así que pillé otro bus hacia el sur y la próxima parada en mi viaje solo: la Terminal Grand Central. Al entrar en la estación icónica de trenes, me vi más conmovido que me había imaged por su vestíbulo enorme y su techo alto pintado.

Ahora algo cansado yo también, salí de la terminal y me subí al metro de vuelta al hotel, dónde descubrí la fuente de una canción molesta al estilo de una caja sorpresa que se oía desde la habitación del hotel: un camión de helados que estaba aparcado en frente del Lincoln Centre.

Reunido con Megan en la habitación, los dos nos echamos una siesta substancial que nos dejó algo mareados. Saqué unas fotos desde la ventana y los dos subimos a la azotea para que yo le llamara a mi hermana para desearle un feliz cumpleaños. Menuda videollamada fue: ella estaba tomando algo en casa con su novio y mis padres y yo les estaba mostrando el atardecer sobre los rascacielos de Manhattan.

Fue de ensueño ver el atardecer y mirar el mundo pasar desde el tejado del hotel.

Después nos duchamos y salimos a la novena avenida al lado del hotel para tomarnos algo antes de cenar. Acabamos en un sitio italiano muy bonito en un callejón en donde probé uno de los cócteles más ricos que había probado jamás. Animados por las bebidas deliciosas, pillamos unos platos para cenar siguiendo las recomendaciones de una mujer que estaba sentada a nuestro lado en la barra.

Este cóctel llevaba ginebra y otros ingredientes excelentes que ya se me han olvidado.

La cena fue muy rica y nos lo estábamos pasando bien, pero decidimos acabar allí la noche y volver al hotel ya que andábamos reventados de tantos planes en Nueva York. Por el camino nos metimos en otra farmacia 24h para comprar algo de picoteo, cosa que nos vino bien ya que acabamos viendo un par de capítulos de Derry Girls en la cama ya que no podíamos dormir gracias a la siesta que habíamos echado unas horas antes.

No sería Nueva York sin una tubería aleatoria en plena calle que emite vapor.

El día siguiente nos despertamos tarde y no nos dimos prisa en levantarnos ya que el único plan que teníamos era salir a desayunar juntos. Para eso, nos cercamos a una cafetería que había encontrado Megan que estaba a un par de manzanas del hotel. Hablamos un buen rato mientras comíamos y agradecí el café medio bueno que me pusieron después de beber tanto café asqueroso desde aterrizar en los Estados Unidos.

Luego volvimos al hotel y descansé un rato mientras Megan se hizo la maleta. Saliendo del hotel, la acompañé hasta la estación de metro más cercana y nos tocó despedirnos el uno del otro. Tras tres semanas juntos en Canadá, Vermont y ahora Nueva York, era hora de que se nos partieran los caminos. Megan iba a volar de vuelta a Burlington para empezar a trabajar el día siguiente mientras yo me quedaba un día más en La Gran Manzana antes de ir a mi siguiente y último destino – pero eso se revelará en breve.

Por ahora, me puse triste al ver a Megan bajar la escalera y coger el metro de vuelta al aeropuerto, pero también estaba emocionado para ver que iba a hacer en estos 24 horas que tenía yo solo en la ciudad enorme que es Nueva York…

23.09.22 — Diario

Nos despedimos de Vermont

El día tras el circo único de Bread & Puppet, Megan y yo optamos por tener una mañana relajada en casa antes de ir a desayunar algo tarde sobre mediodía. Megan quería llevarme a uno de sus sitios favoritos, una cafetería antigua que había identificado como una visita obligatoria después de que yo le diera la chapa sobre como quería vivir todo tipo de americanadas.

Le echamos unas monedas al parquímetro y nos acercamos a Henry’s Diner, un sitio que lucía feo desde fuera pero era un gusto por dentro. Nos sentamos en una mesa de banco y la camarera nos tomó nota: dos desayunos completos con una selección de nuestros caprichos favoritos.

La comida estuvo absolutamente deliciosa y el café absolutamente asqueroso – pero creo que eso forma parte de la experiencia. Como dijo Megan, ¡no es un desayuno estadounidense sin un café malo! Me zampé unos huevos escalfados, unas patatas sazonadas, una tostada francesa con sirope de arce y un bollo de pan que lo llaman un “English muffin” (bollo inglés). Lo escribo así entre comillas porque nunca vi uno de esos bollos en Inglaterra en mis veinte años de vivir allí.

De vuelta a casa, Megan se echó una siesta y yo me volví a montar en la bici que había usado unos pocos días antes. Me acerqué a un supermercado a pillar algunos regalos, donde le llamé a mi hermana para que nos riéramos del tamaño exagerado de todo y me indicó qué comida quería que le pillara para que la probara en Madrid: unos M&Ms de crema de cacahuete.

Al salir del supermercado me di cuenta de que había empezado a caer, pero me subí a la bici de todas formar para disfrutar del frescor mientras subí la cuesta empinada hacia la casa de Megan.

Por la tarde, nos acercamos a la casa de sus padres para volver a ver The Bachelorette. Maureen nos preparó una cena rica de pollo y nos servimos unos gintonics generosos mientras veíamos la serie juntos. El descanso para tomar el postre incluyó unos caprichos como una tarta de queso con lima y unas de té con chocolate.

El día siguiente volvimos al centro de Burlington para que comprase algún regalo más para Maureen y Terry para darles las gracias por recibirme en casa y enseñarme su estado bonito. Decidimos comer en casa ya que teníamos que comer las sobras antes de irnos de Vermont para nuestra próxima aventura – pero dejaré esa sorpresa para la siguiente entrada de blog.

Luego habíamos quedado en volver a pasar la noche viendo la tele, pero esta vez en la casa de Malory. Unos días antes mientras bebíamos antes de nuestra noche de karaoke, Malory me había preguntado si había visto Diana: El Musical. Me sorprendió enterarme de la existencia de tal musical y se emocionó mucho diciéndome que lo viera, así que se organizó una noche para que lo viéramos todos juntos.

Empezamos la noche con unas pizzas y unas risas, después de lo cual me pusieron otro gintonic mediocre. Probé muchas bebidas ricas durante mi estancia en los EEUU, pero la verdad es que Kevin lo clavó al observar que todas las ginebras estadounidense saben a árbol.

Diana: El Musical supuso una experiencia bastante única. Nos reímos hasta tomar un descanso para que yo probara unas galletas con sabor a lima que estaban bastante ricas. No sabía como reaccionar frente la existencia que habla de la vida y la muerte de Diana, pero fue una noche de diversión inocente que me gustó mucho.

El día siguiente Megan y yo volvimos a salir a las carreteras para nuestra última excursión antes de irnos de Vermont. Este viaje nos llevó a la cima del monte Mansfield, la montaña más alta del estado. Para llegar allí tuvimos que pasar por un camino que se llama Smuggler’s Notch (el paso de los contrabandistas), un paso de montaña que se usaba en su momento por los contrabandistas que traficaban alcohol desde Canadá a los EEUU durante la era que el alcohol quedaba prohibido en el país.

Una vez allí nos aceramos al teleférico, que nos proveyó con unas vistas espectaculares durante el ascenso largo. En la cima, dimos una vuelta para apreciar el entorno, durante lo cual Kevin me llamó y aproveché la oportunidad de coger la videollamada y saludarle desde la cima de la montaña más alta de Vermont.

Tras un rato hablando con Kevin, decimos echarle un ojo a una de las rutas que se puede tomar para llegar a la cima. La senda se veía complicada y el sinfín de avisos en su entrada fueron la gota que colmó el vaso y que nos hicieron abandonar la subido. Sí que entramos un rato para sacarnos unas fotos en algunos sitios chulos, pero luego nos cansamos y nos echamos atrás.

Esta fue la cima de verdad que aún no habíamos alcanzado.

Decidimos abandonar la senda al encontrarnos con este paso estrecho, mojado y musgoso.

De vuelta a la estación del teleférico, Megan se pilló un gofre y salimos a compartirlo en unas sillas que se habían instalado sobre el valle abajo. Empezaron a llegar cada vez más nubes, así que al final nos subimos al teleférico para volver al coche.

Desde allí nos acercamos al siguiente destino, uno que tenía ganas de visitar desde que conocí a Megan en Madrid donde me hablaba tanto de él. El sitio se llama el Von Trapp Lodge, un hotel que sigue siendo operado por la familia Von Trapp, la misma familia cuya historia se ve representada en la película famosa “Sonrisas y lágrimas”.

Por supuesto que conducíamos con la banda sonora de esta película a tope, cantando todas las canciones de ese musical tan maravilloso. Ya llegados al hotel, pillamos una cerveza y salimos a tomarla en la terraza, donde Megan me informó que la chica que nos había servido era la bisnieta de María y el Capitán. ¡Menuda locura!

Megan conocía bien el sitio ya que había trabajado allí, así que sugirió que bajásemos a la cervecería a tomarnos otra caña y comer algo. Compartimos unos pretzels con salsa de queso, unas salchichas y un schnitzel de pollo. La comida estuvo buena y la compañía era guay ya que nos pusimos a hablar con unos ex compañeros de Megan.

Luego nos fuimos del hotel de los Von Trapp, pero nos quedaba una para más por hacer antes de volver a Burlington: ¡la fábrica de Ben & Jerry’s! No nos daba tiempo hacer un tour de la fábrica de la marca de helados más famosa del mundo, pero sí que pudimos probar unos sabores exclusivos en unos conos de gofre fresco.

A Megan le encantó que le obligara a tomar esta foto turística conmigo…

Había sido otro día intenso y me tocaba hacer la maleta para la siguiente parte de mi viaje, pero este momento de organización no supuso el fin del día. Maureen y Terry vinieron hasta la casa de Megan y les presenté con los regalos, después del cual nos fuimos juntos a un restaurante italiano en el centro de la ciudad.

Pascolo’s fue un sitio muy guay con una bodega antigua que creaba un ambiente muy agradable. Compartimos una botella de tinto y pasamos la noche hablando de todo tipo de cosas. Los ñoquis frescos que pillé estuvieron muy ricos y nos lo pasamos muy bien. Después de la cena, me despedí de Terry al irnos a nuestros coches separados.

No me había despedido de Maureen aún ya que vino la mañana siguiente para recogernos y llevarnos a nuestro siguiente destino. Megan y yo dijimos adiós con la mano cuando nos dejó en el Aeropuerto de Burlington, donde pillamos un vuelo de tan solo una hora para empezar nuestra próxima aventura…

Diario

Bread & Puppet

Tras una serie intensa de actividades el día anterior, me sorprendí al despertarme como nuevo. Con esta energía renovada, Megan y yo salimos de casa temprano para desayunar en la casa de sus padres y así despedirnos de Scott antes de que se fuera a Croacia.

Maureen hizo unas tortitas alemanas según una receta familiar antigua. Las acompañamos con una combinación deliciosa de canea, manzana y sirope de arce. Megan me enseñó cómo se deberían rellenar y enrollar para disfrutar de este desayuno fusión entre la cultura alemana y vermontesa.

Luego nos despedimos de Scott y salimos a ver “Bread & Puppet”, algo que yo ni sabía que era. Maureen había dicho que era una cosa muy política y Megan comentó que era muy extraño, así que yo estaba intrigado para ver que nos esperaba.

Tras conducir un buen rato, empezamos a llegar a nuestro destino y vi un cartel que ponía “circo”, así que me empecé a preguntar justo qué iba a ser que íbamos a ver. Al aparcar en un campo vi que había gente sentada en una especie de anfiteatro en la cuesta de una colina, pero tuve que ir al baño antes de acercarme a ellos. Los aseos consistían en un hoyo en una tabla de madera dentro del cual tenía que hacer mis cosas antes de echarle serrín encima – ¡menuda experiencia!

Megan lucía resplandeciente con tantos colores en el sol.

Luego nos incorporamos en el “circo”, subiendo la colina para encontrar un sitio a sentarnos y ver la serie de diferentes actos. Las obras trataban de todo tipo de temas, desde la ignorancia de algunas personas frente a la COVID hasta los derechos de los trabajadores de la industria lechera vermontesa. Fue muy divertido a pesar del sol oprimente. Acabó con una obra que habló de los derechos reproductivos de las mujeres estadounidenses cuya cima era cuando izaron una figura enorme de una mujer tras una batalla contra el Tribunal Supremo de los Estados Unidos.

En ese momento pensé que había ya acabado, pero Megan me informó que había que seguir la procesión de personas que estaban tocando musica. Esto nos llevo al siguiente lugar que por suerte disponía de la sombra generada por un bosque. Nos sentamos allí para ver un desfile muy extraño que consistía en gente vestida de blanco que andaba y se movía en silencio completo en una especie de danza o teatro interpretativo.

Seguimos a la gente de blanco con sus banderas variadas hasta otro prado.

Megan me explicó después cómo lo había interpretado como una historia de amor prohibido entre dos casas y una tormenta que había congelado a uno de los dos, pero yo me había quedado completamente confundido. El clímax de la obra fue la llegada de un dragón enorme hecho de materiales reciclados. Apareció sobre la cima de una colina al sonido de una trompeta tocada por un tío que estaba cerca de nosotros los espectadores.

Al acabar la obra, el calor y la confusión y la deshidratación se nos estaban acumulando. Megan se echó una siesta rápida y yo descansé mis ojos un rato mientras los demás se fueron a ver “Hallelujah”, una obra que pensé que sería una interpretación de la canción pero por lo que escuché desde lo lejos, no fue así.

Se despertó Megan justo mientras estaban acabando otra obra encima de una colina en la distancia. Los dos decidimos acabar el día con la oferta tradicional que hace este grupo de teatro: pan con alioli. Yo estaba hambriento así que la idea de comer me tenía emocionado, pero por mi gusto se habían pasado de ajo así que abandoné la comida al llegar al coche.

Llegamos al aire acondicionado glorioso del coche con unas ganas de pillar unas bebidas y refrescarnos ya que Megan andaba aún bastante cansada. Hicimos una parada en un lago que vimos por el camino para que Megan se mojara las piernas en el agua, después del cual seguimos con el viaje de vuelta hacia Burlington.

Para comprarnos una bebida, paramos en la primera señal de una tienda, lo cual nos llevó a un pueblo en la mitad de la nada y a una tienda que me hacía sentirme algo inquieto. Pillamos unas bebidas y chuches y tiramos para casa.

El azúcar de las cuches y las bebidas nos revivió un poco, así que antes de ir a casa paramos en la de los padres de Megan para recoger un par de maquinas de aire acondicionado. Las instalamos en la casa de Megan y así descansamos de otro día ajetreado en la frescura que proveían.

Megan tenía unas ganas locas de cenar en Chipotle, así que nos subimos al coche y fuimos hacía allá solo para descubrir que habían cerrado temprano. Algo decepcionados pero motivados por hambre, hicimos otro plan y nos acercamos a otro sitio local.

El Cortijo fue un restaurante bonito ubicado en una cafetería antigua renovada en el centro de Burlington. Nos sentamos en la barra y pedimos un burrito y unas enchiladas para llevar mientras picábamos unos totopos con guacamole. Cenamos en el salón de Megan que contenía aún bastantes cajas sin descargar, después del cual nos fuimos a dormir temprano.

Ir a ver las creaciones interpretativas de Bread & Puppet sin duda supuso una experiencia única. Nunca he visto nada así en mi vida y dudo que lo vaya a ver, así que otra vez más he de darle las gracias a Megan por llevarme por la mitad de Vermont para experimentar esta vivencia tan rara. Tras un día intenso, ¡esta experiencia en el campo vermontés fue inolvidable!

19.09.22 — Diario

Un día intenso en Burlington

Antes de hablar del día intenso, debería mencionar la fiesta que asistimos la noche anterior. Nos habían invitado a la casa de los padres de Megan para echar una mano con las preparaciones para la fiesta de despedida de Scott. Unos días después se iba a mudar a Croacia para empezar un nuevo trabajo – ¡menudo cambio!

A mí y a Megan nos encargaron con preparar las mazorcas de maíz, una tarea que supuso quitar la cáscara de las mismas. Luego preparamos los platos de queso, algo que se convirtió en un concurso al intentar los dos montar el mejor diseño compuesto de quesos, uvas, panes y las tablas de madera en sí.

Enseguida empezaron a llegar todos y se arrancó la fiesta con bebidas variadas y una parrillada. Me puse a hablar con la familia y los amigos de Megan y nos echamos unas buenas risas. ¡La tía abuela de Megan me dijo que soy un encanto!

Tras uno de mis momentos favoritos de la noche – el bufé de postres – la gente empezó a irse. Me despedí de Scott y luego Megan y yo nos fuimos a casa para descansar entes del día siguiente: nuestro día intenso por Burlington.

Fue una tarde bonita y relajada antes de lo que se venía el día siguiente…

De camino al partido de béisbol unos días antes, Megan había comentado que teníamos planes de montarnos en bici por la carretera alrededor del lago. Tanto Breen como Scott se habían reído de nuestros planes, diciendo que iba a hacer demasiado calor y que acabaríamos demasiado cansados como para hacer la ruta.

No fue que Megan y yo madrugaremos el día siguiente y por eso ya hacía bastante calor cuando nos levantamos. A pesar de esto, decimos que completaríamos esta ruta en bici, aunque fuera solo para callarles la boca a Breen y Scott. Sin más retrasos, hicimos una maleta, pillamos las bicis del garaje y partimos en nuestro viaje.

La primera parada tuvo sitio en la farmacia local, donde pillamos unas bebidas y barritas energéticas. Al ver que el guardabarros de la bici de Megan estaba algo suelto, tuvimos que hacer un apaño con cinta aislante que pillamos en la misma farmacia. Debería apuntar aquí que las farmacias estadounidenses son una locura – ¡tienen de todo como si fueran supermercados directamente!

Esta chapuza al final funcionó bastante bien y pudimos seguir volando por las carreteras y hasta la siguiente parada, el mercadillo agrícola. Atamos las bicis a un granero al que entramos para ver las antigüedades a la venta. Hacía calor dentro, pero nos quedamos un rato ya que me gustaban unas señales de carretera viejas y unas matrículas de coche caducadas.

Desde allí nos acercamos a la zona principal del mercadillo que se encontraba petada de puestos. Me compré una gaseosa casera de jengibre y paseamos un rato, resistiendo tentaciones como comida nepalesa y comprado unas galletas con crema de cacahuete y una crema de sirope de arce (por supuesto). ¡Una combinación bastante loca!

Luego seguimos hasta el lago y nos incorporamos en el carril bici que lleva hasta la carretera elevada. Allí encontré mi ritmo y seguimos un buen rato, pasando debajo puentes y a través de barrios residenciales cuando el carril bici se divagó de la orilla del lago.

Hizo un día maravilloso pero el calor supuso un adversario importante.

De camino a nuestro destino descansamos en un mirador sobre el lago y luego un puente interesante para que pudiera sacarle unas fotos y coger un poco de aire. Después hicimos una parada en un parque para ir al baño y rellenar nuestras botellas de agua que ya se encontraban vacías – ¡hacía más de 30°C y estábamos bien exhaustos!

Tras esta última parada fuimos avanzando a tope hasta que un cambio de marcha cuestionable me dejó con la cadena colgando. Con un poco de trabajo en equipo y unos palos robustos que encontramos, la volvimos a colocar en su sitio y seguimos hacia nuestro destino: la carretera elevada.

Este muelle de tierra curvada conecta la tierra firme de Vermont con una de las islas del Lago Champlain, así que continuamos hasta el punto medio y paramos un rato a la sombra. Captamos la vistas sobre el agua en los dos lagos mientras comimos el picoteo que habíamos comprado antes, incluidas las galletas dulces con su fusión de crema de cacahuete y sirope de arce.

Entonces empezamos el viaje de vuelta que en breve se volvió en un reto intenso gracias a la combinación del calor y nuestro agotamiento. Unas cuantas paradas de descanso después y tras echarnos encima lo que nos quedaba del agua, concluimos que no aguantaríamos el resto de la ruta hasta la casa. Decidimos que pararíamos en el puerto, ataríamos las bicis y cogeríamos un taxi hasta casa.

Dejamos las bicis en el parking de una heladería y nos pillamos un helado de sabor a sirope de arce (por supuesto). Creo que nunca me he comido un helado tan rápido en mi vida – ¡me hacía muchísima falta el azúcar y algo frío!

Megan buscó un taxi, pero el más económico para el viaje de cinco minutos nos salía a más de $23. Por eso – y quizá tontamente – decidimos que seguiríamos e intentaríamos empujarnos para pedalear el último tramo ascendente hasta casa.

El viaje empezó con una buena dosis de optimismo, pero la subida lenta de una carretera que a mi parecer no tenía fin acabó a matarme y empecé a quedarme atrás mientras Megan avanzaba. Me motivaron algo una lluvia leve que empezó a caer y los gritos de Megan que me animaba desde un semáforo donde me estaba esperando.

Enseguida la lluvia se volvió torrencial y giramos de esta carretera larga a una sección de una cuesta en picado. La lluvia sentaba muy bien y me quité la gorra para que me empapara. La tortura vino con el segundo tramo de esta subida, donde la cuesta se hizo más empinada aún y la lluvia se volvió violenta. A pesar de todo, seguimos avanzando y llegamos al último tramo hacia casa.

No se aprecia mucho en la foto pero la lluvia era tremenda.

Por fin de vuelta en casa, aparcamos las bicis, dejamos nuestras coas encima del maletero del coche y nos acercamos corriendo a la piscina donde nos lanzamos al agua completamente vestidos. Estuvimos en la gloria, riéndonos y salpicándonos con el agua fría que tanto alivio nos suponía.

Nos metimos dentro después, donde nos secamos y echamos la siesta. Tenía que haberme levantado a las 7pm pero me quedé dormido una hora más – creo que me lo merecía después de un viaje de 32km en temperaturas de unos 32°C. Me duché y bajé para unirme en la cocina con Breen, Aaron, Malory, Martín, Megan y Ryan.

No tardé en prepararme un gintonic y luego cambiamos al porche de la casa para jugar al pong de la cerveza y unos juegos de carta. Esto funcionó de lujo para que nos pusiéramos contentos (menos los que iban a conducir, claro) y salimos por Burlington a seguir pasándonoslo bien.

Ya que había conocido al equipo de béisbol al asistir a su partido amateur, me recibieron con un coro de “¡Ollie!” al llegar al bar donde íbamos a tomarnos la primera copa – ¡resulta que estaban allí de cañas también! Nos tomamos una y luego nos aceramos a otro sitio que se llamaba “Lamp Shop” (“Tienda de lámparas”). Allí el techo estaba lleno de lámparas antiguas que parpadeaban al ritmo de la musica. Los que me conocen y saben de mi obsesión con las luces se podrán imaginar que me encantaba el sitio.

A pesar de esta afición por la decoración, la música no era de mi estilo, por lo cual nos fuimos a otro bar. Allí se había montado un karaoke, ¡así que nos tocó a Breen y a mí volver a coger el micro para enseñarles a todos cómo se hace!

Al final no tuvimos la oportunidad de cantar ya que habíamos llegado tarde y las canciones que habíamos pedido no salieron antes de que se encendieran las luces a las 2am. Aún así nos lo pasamos pipa bailando, cantando y conversando. Yo lo estaba dando todo y cantando a toda voz, ¡así que durante un tiempo la chica al mando del karaoke se me acercó con el micro para que Malory y yo pudiéramos cantar un rato!

Con las luces encendidas en esta bar un poco turbio pero bien divertido, los que nos habíamos quedado hasta el final luego fuimos a pillar un kebab para ponerle lazo a la noche. Tras una espera importante para nuestra fritanga, el kebab sentó muy bien y me llevaron de vuelta a la casa de Megan.

Y así se concluyó un día loco e intenso que a pesar de serlo fue de los mejores que he vivido últimamente. Lo habíamos dado todo: habíamos pedaleado mucho, habíamos dormido mucho y habíamos festejado mucho. Como bien te puedes imaginar dormimos como una piedra y así estuvimos listos para la siguiente aventura, pero de eso tendré que hablar en la próxima entrada de blog…

15.09.22 — Diario

El partido de béisbol

Retomo mi viaje donde lo dejé en mi última entrada de blog, después de otro día de exploraciones tras una mañana de trabajo en el paisaje pintoresco de Burlington, Vermont…

Otro día más y otra mañana de trabajo me esperaba, a la cual le puse fin cuando salí con Petergaye a comprar algo de comer. Fuimos a un sitio que se llama “Union Jack’s”, una bocadillería que se suponía que era británico pero lo era bastante poco al final. Me hizo gracia ver como interpretaban el estilo británico, con tarjetas regalo diseñadas para parecer billetes de £10 y vinilos en la pared de cabinas telefónicas rojas. Como siempre, tardé un buen rato en elegir que pillarme y me retrasé aún más cuando la servidora no entendía mi pronunciación de la palabra “tomate”. ¡Poco británica la veía!

Después del bocadillo enorme y una galleta igual de grande, me tumbé un rato y acabé durmiendo la siesta. Al volver Megan a casa, los dos nos echamos a la piscina, lo cual fue una idea excelente ya que seguíamos enfrentándonos con el calor y la humedad que no nos rebajan existir sin un sudor constante.

Luego nos tocó vestirnos y salir para las actividades de la tarde. El plan – como seguramente ya habrás adivinado gracias al título de esta entrega – ¡consistió en ir a ver un partido de béisbol! Nunca había visto un partido de este deporte estadounidense, así que andaba con muchas ganas de empaparme en el ambiente y ver de qué iba la cosa.

Nos encontramos con este coche antigua por el camino.

Breen y Adam vinieron a recoger a Megan, Scott y yo y nos acercamos a la casa de Ryan para aparcar. Para llegar al estadio, subimos por una senda turbia que nos llevó por un bosque y luego un cementerio para llegar a nuestro destino. Yo andaba quejándome de la cuesta todo el viaje, pero en nada ya me vi consumido por la emocional al llegar al campo y escuchar a los aficionados aclamar.

Llegamos entre muchas otras personas y había una emoción bastante pronunciada en el aire. La forma del estado de béisbol me pareció curiosa, con todos los espectadores agrupados en la esquina donde pasa toda la acción. Los otros tres lados del estadio no tienen ni butacas, se quedan prácticamente vacíos.

Me había vestido en la ropa más estadounidense que tenía para el evento.

Antes de salir de casa, me habían dicho que era “la noche de los perritos calientes” o algo así. Resulta que esto consiste en la venta de dichos perritos por tan solo 25 céntimos cada uno. Como bien te puedes imaginar, lo primero que hicimos fue acercarnos al puesto de perritos, donde nos avisaron que había un pedido máximo de seis por persona.

Ya sé qué te estás preguntando y sí, todos nos pillamos seis perritos calientes. En nuestra defensa, ¡iba a ser un partido largo y los perritos eran bastante pequeños.

Una pesadilla logística luego se manifestó cuando tuve que hacer un baile delicado para lograr echarle ketchup y mostaza a los perritos mientras sostenía un perrito caliente, la caja con los otros cinco, mi cerveza, mi abanico y mi cámara analógica. Tarea completa, subimos a buscar las butacas, ¡cosa que nos obligó a hacer más bailes improvisados para llegar a nuestros sitios con las manos llenas de perritos calientes!

Los cinco perritos calientes que me quedaban más mi cerveza, ¡todo un sueño americano!

El partido ya había arrancado al sentarnos, así que nos pusimos con las tareas importantes de comer perritos calientes, beber cerveza, corear y vacilar. Megan, Ryan, Scott, Breen y Aaron intentaron explicarme las reglas del juego e intenté seguirlo durante un rato pero luego se me gastó la cerveza ya me entró sed.

Saliendo del vomitorio para buscar más cerveza, acabamos perdiéndonos media hora del partido ya que las colas en los bares ya estaban bien largas. En un momento de repente escuchamos un grito del vomitorio, así que nos dimos media vuelta y vimos el momento que una pelota vino volando hacia abajo.

Pasados unos minutos más este ataque de la pelota volvió a pasar. Esta vez le pegó al chico detrás de nosotros en la cola directamente en la espalda. Disimulaba que no pasaba nada, pero estoy seguro que un golpe de una de esas pelotas tan pesadas tiene que dejar un moretón importante.

Cuando ya volvimos a las butacas, se empezó a poner el sol. Como con cada atardecer en Vermont, este fue impresionante y me tenía subiendo y bajando el vomitorio buscando el mejor sitio para sacarle fotos.

Luego hubo un momento bastante emocionante cuando salió al campo la mascota del equipo de béisbol, el Monstruo del Lago. Iba acompañado por dos chicos con pistolas que lanzan camisetas, así que nos pusimos a gritar y bailar, pero al final nos quedamos con las manos vacías.

Después pasó la cosa más curiosa al empezar a sonar música de órgano en el estadio. Todo el mundo empezó a cantar “Take me out to the ball game, take me out with the crowd…” (“Llévame al partido de béisbol, llévame con el público…”) Naturalmente estuve yo completamente perdido ya que no conocía la canción, pero se me quedó como un momento inolvidable de un viaje que ya había sido increíble.

La próxima salida del vomitorio a coger una cerveza también me dio la oportunidad de pillarme unos regalos. Me compré una gorra azul con una imagen de la mascota del club, una camiseta amarilla con un perrito caliente sosteniendo una moneda de 25 céntimos y un pin con forma de la mascota.

Enseguida tuvimos la suerte de conocer a la estrella en persona, la mascota de los Vermont Lake Monsters. Nos metimos en la cola para darle un abrazo y sacarnos unas fotos maravillosas. Nos lo estábamos pasando súper bien y se nos dio un ataque de risa, así que esta es la mejor foto que hay…

Tras nuestro momento con el monstruo, Megan y yo nos asomamos a un puesto que estaba vendiendo algo que se llama fried dough, masa frita. Resulta que consiste en una ración del tamaño del mismo plato de justo eso: masa de donut que se ha frito. Sabía igual que un donut y vino acompañado por – cómo no – sirope de arce.

Al volver a entrar en el estadio con nuestro capricho, vimos que habíamos estado tanto tiempo fuera que ya se había acabado el partido. Los demás bajaron de las butacas a unirse al picoteo en la primera fila de butacas – ¡ese fried dough era delicioso!

Aproveché la oportunidad de sacarme una foto en las butacas vacías y también unas fotos robadas de Megan y Ryan y otra pareja que estaban descansando con vistas sobre el campo.

Y con eso, mi experiencia en el partido de béisbol llegó a su fin. Había sido una verdadera pasada y algo que nunca había experimentado antes. Tengo que darle las gracias a Megan por organizar todo, fue algo que había estado yo dándole la lata diciendo que quería hacer durante los meses antes de aterrizar en los Estados Unidos.

Para ponerle lazo a la noche acabamos otra vez en Al’s comprando más helado. Pedimos a unas señoras que nos sacaran una foto en mi cámara analógica – tengo muchas granas de compartir esas fotos – y nos pillamos unos helados. Como ya habrás adivinado, estos helados tenían sabor a sirope de arce. ¡No podía haber sido otra cosa!

14.09.22 — Diario

Megan se muda

Retomamos el viaje tras el finde de camping. ¡Ya era el lunes de la gran mudanza para Megan! Yo tuve que trabajar por la mañana, así que madrugué y bajé a unirme al equipo virtualmente desde la oficina de la casa. Megan ya estaba de pie y metiendo en cajas las últimas cosas, después del cual se fue a recoger la furgoneta que había alquilado para llevar los muebles.

Miraba todo lo que hacía desde la ventana, pero en un momento no podía resistirme a salir y sacarles una foto a todos los implicados en la mudanza. Hacía bastante calor pero Megan, su hermano Scott y su amigo José ya estaban animados y de buena marcha mientras yo estaba atrapado en casa acabado las tareas del día.

Eventualmente acabé el trabajo y me desconecté. Me pasé un rato descansando por la casa ya que me habían encargado con cuidarla mientras los demás andaban echándole una mano a Megan con la mudanza. Sí que es verdad que tuve que hacerme la maleta ya que por la tarde me iba a dónde Megan a unirme con ella y su nueva compañera de casa para pasar nuestra primera noche en la nueva casa.

A Ellie, la perra de la familia de Megan, le gustaban mucho mis calcetines.

Scott me vino a buscar y así fui la última cosa en ser trasladado a la nueva casa. Al llegar conocí a Petergaye, que acababa de instalarse en la otra habitación esa misma mañana. Ella, Megan y yo echamos un buen rato hablando mientras sacaba las cosas de mi maleta y me configuré en mi nuevo hogar para la siguiente semana y media.

Esa tarde, los tres acabamos subiéndonos al coche de Megan para acercarnos al centro de Burlington, donde cenamos unas pizzas delicias y nos tomamos unos cócteles para celebrar el fin de un día largo para todos – ¡a pesar de que logré evitar la mayoría del trabajo manual!

Tras unas cuantas risas al compartir muchas historias gracias, nos acercamos a una institución local (en las palabras de Maureen, no las mías) para tomarnos un helado. Aquel Al’s French Frys parecía el plató de una película de los 70 así que me aseguré de sacarle muchas fotos.

Pedí una tarrina de helado con sirope de chocolate caliente y Reese’s Peanut Butter Cups, unas tacitas de chocolate rellenas de crema de cacahuete que figuren entre mis caprichos favoritos de los Estados Unidos. Fue un postre delicioso sin duda, pero puede que me pasé al pillar algo tan exuberante tras una cena importante de pizza con pollo picante.

El día siguiente me tocó volver a trabajar, así que me reuní con Maureen y Megan por la tarde mientras vacían más cajas y limpiaban los cuartos del piso bajo. Megan y yo compartimos medio bocadillo y una galleta caliente a la hora de comer y luego descansamos lo que quedaba de la tarde. Habían sido dos días demandantes y la humedad y el calor se habían mantenido a lo largo de los dos.

Al final nos levantamos, nos duchamos y salimos para pasar el resto de la tarde noche fuera. En primer lugar fuimos a pillar unos tacos en Taco Gordo, un sitio mono con unos tacos deliciosos y un cóctel gracioso que se llamaba “Ariana Grande” que consistía en dos granizados en espiral.

Me gustaban mucho los estilos eclécticos de las casas por las calles de Burlington.

Taco Gordo era ruidoso, colorido y caótico. Me recordaba a España…

Después de la cena nos acercamos al Centro Universitario en el cual Megan había tenido alguna clase en el pasado. Habíamos quedado en ver allí una obra de teatro que se llamaba “Desperate Measures” (“Medidas desesperadas”). Era una obra de una compañía de drama profesional que estaba visitando el teatro del centro, algo que me recordaba de los años que curré en un teatro en mi pueblo en Inglaterra.

Nos sentamos en las butacas en frente del escenario, el cual reveló que lo que íbamos a ver era un wéstern. Maureen también mencionó que era una comedia – me hizo bastante gracia que iba a ver un wéstern cómico durante mi viaje a los Estados Unidos.

La obra fue bastante graciosa, en parte porque me gustó y en parte gracias a los cócteles que habíamos bajado antes. Eso sí, la trama era muy extraña. Contó la historia de un condenado a muerte que solo podía liberarse si su hermana (una monja) se acostara con el jefe de la policía. Ella luego consiguió engañarle al cambiarse por otra mujer en la forma de una prostituta que estaba enamorada con el condenado y que haría lo que fuera para salvarle la vida.

¿Confundide? Nosotros lo estábamos también.

A continuación, el jefe de la policía se enamora de la “monja” y declara que se tiene que casar con él para que perdone al condenado. Esto implica más movidas logísticas de cambiar a una mujer por otra, esta vez escondida debajo de un velo nuptial en vez de bajo el velo de la oscuridad. Enseguida todo se le echa encima del jefe de policía gracias a un contrato que el sherrif había persuadido a su jefe que firmara, durante lo cual la monja y el sherrif se habían enamorado y se habían casado.

¿Entiendes? Yo tampoco.

El día siguiente y volví a trabajar hasta la tarde, así que las actividades del día se dejaron para un poco más tarde en el día. Megan y yo las arrancamos con unas cervezas baratas en un bar de Burlington que disponía de una terraza bonita. Después volvimos al coche con unos trozos de pizza en la mano que nos los comíamos directamente de los platos de papel mientras íbamos andando.

Hacía buen tiempo y la pizza y la cerveza eran baratas.

Desde allí nos acercamos a un campo de béisbol donde se iba a jugar un partido que se había quedado entre el equipo de Megan y sus amigos y luego otro equipo local. No sabía ni que era el béisbol, pero en breve aprendí que es una versión de rounders, un juego que practicábamos en el instituto. La única diferencia es que los americanos se ponen guantes “por si la pelota nos hace daño a la mano”…

Al empezar el partido, probé un té helado alcohólico. Esta bebida logró lo imposible al ser simultáneamente repugnantemente dulce y demasiado amargo, así que Megan y yo nos acercamos a un supermercado cercano para comprar alguna alternativa.

El supermercado – como todos los supermercados estadounidenses – era grande de más y disponía de demasiadas opciones. Esto me agobiaba, especialmente dado que la mayoría de las bebidas eran mezclas raras y lo único que buscaba era una lata de gintonic ya mezclado. Se nos agotaba el tiempo, así que me pillé la bebida que tenía la pinta de ser la menos horrorosa y volvimos al campo.

Nuestro banco era un lío pero claro que recogimos todo antes de irnos.

It turns out that I made a bad choice, the mojito-style creation that I’d picked up was equally as disgusting as the hard iced tea, but nevertheless I’d still to join everyone in “shotgunning” my can on the pitch. This involved making a hole in the bottom of the can with a key, then opening the top of it and downing the whole thing as it came rushing forth. It was not pleasant.

Resulta que elegí mal: la bebida “al estilo de un mojito” que había pillado era igual de asquerosa que el té helado, pero aún así me vi obligado a unirme a todos en hacer “shotgunning”. Esto consistió en hacer un agujero en la base de la lata con una llave y luego abrir la hebilla para poder beberla toda de golpe. ¡No fue una experiencia muy grata!

Hasta me prestaron una camisa del equipo a pesar de mi falta total de competencia.

Había sido una tarde muy guay, a pesar de derrota de nuestro equipo y las bebidas asquerosas. Iba bastante contento en el coche durante la vuelta a casa, pero ya se me pasó al llegar a casa y zampar unas galletas y un plato de pasta recalentada. Fue muy guay poder unirme al equipo y pasar la tarde, ¡aunque el la única vez que pisé el campo era para beber mi mojito!

11.09.22 — Vermont

Camping pijo

Tras comer en el Lago Champlain y luego hacer una ruta por las islas que contiene con Maureen, ya me había acostumbrado a estar sobre el agua y poco a poco me estaba enamorando de este rincón precioso de los EEUU. Mi primer finde en el país iba a reforzar aún más esta conexión con el agua porque habíamos quedado en ir de camping una noche con Breen y Aaron en las orillas del lago.

El día del viaje empezó con una vuelta por el barrio para sacar a pasear a las perras. Megan se encargó de Ellie, la perra de su familia, y yo me encargué de Libby, la de Breen y Aaron. Esta ruta rápida nos llevo por las calles de Williston y de vuelta a casa para que pudiéramos prepararnos para la noche entre la naturaleza.

Luego nos fuimos hacia el campamento que se encontraba ubicado en un parque nacional en una de las islas del lago. Paramos por el camino para comer en Seb’s donde me procuré un corn dog, un perrito caliente empanado en una masa de maíz dulce y frito. Había probado esta guarrería en Florida unos años atrás y había estado deseando volverlo a probar durante bastante tiempo. ¡Muchas gracias a Megan por cumplir mis sueños más extraños!

Se unieron Breen y Aaron a nosotros para compartir la comida de fritanga y luego los cuatro nos dirijimos a una cervecería local. Me pillé un “flight”, que resulta ser el nombre para una degustación de distintas cervezas artesanales. Megan se cogió lo mismo pero no le gustó la mitad de las cervezas, así que al final acabé bebiendo para dos.

Como te puedes imaginar, llegué al campamento bastante contentito, así que descansé un rato mientras Aaron nos echó una mano (es decir, lo hizo todo) con alistar el sitio para pasar allí una noche de camping pijo. Digo que era pijo ya que no nos vimos expuestos a los elementos, gracias a Breen y Aaron que nos habían conseguido un sitio con una estructura de madera bajo la cual edificar las tiendas. También disponíamos de unas visitas maravillosas sobre el lago.

La hoguera y el lago combinaron para crear una escena pintoresca.

Prendimos bien la hoguera para que nos mantuviera calientes durante la tarde noche. Resulta que lo prendimos demasiado bien – al final estuvimos quemado leña a tal velocidad que nosotros (o mejor dicho, gente menos vaga que yo) tuvimos que volver a la tienda dos veces para comprar más. La hoguera cumplió su función de teneros cómodos mientras abrimos unas cervezas y hablamos hasta tarde, y luego se volvió más útil aún cuando cocinamos unos perritos caliente sobre las llamas.

Luego era la hora de prepararnos el postre para que yo probara otra americanada: los s’mores. Esta comida con su nombre tan raro consiste en una nube tostada que se aplasta con una barrita de chocolate entre dos galletas. Hice el mío lo mejor que pude – quitar una nube tostada caliente de una brocheta y colocarla entre las galletas es un reto logístico más complejo que lo que pueda aparecer – y probé mi primer s’more. Me gustó, pero me quedo firme en mi opinión de que el chocolate americano sabe a queso, así que al final recurrí a las nubes tostadas solo.

Tras una visita a la cabaña de los baños para lavarnos los dientes, nos acostamos para pasar nuestra noche única de camping pijo. Dormí bastante bien a pesar de mi vejiga pesada que me tenía levantándome durante la noche para ir al baño. Esto tuvo su lado bueno, ya que la segunda vez que me levanté fue justo durante el amanecer y así pude ver la salida del sol sobre el agua del lago.

Una vez levantado de verdad, empezamos las preparaciones para el desayuno de tortitas con pepitas de chocolate que – naturalmente – íbamos a empapar con sirope de arce de Vermont. Megan y yo teníamos mucha hambre y poca vergüenza así que decidimos sacar las salchichas que nos habían sobrado de la noche anterior. Las tostamos sobre la hoguera mientras Breen se hartó de esperar a que se calentara su cocina de camping. Al final acabó guardando la cocina y echó la sartén directamente encima de las llamas.

Al terminar el desayuno, los cuatro empezamos a guardar todo, apagamos la hoguera y nos subimos a los coches para volver a la tierra firme. El plan era tomarnos un helado en Seb’s, pero estaba el sitio cerrado así que terminamos tomando algo en una cafetería. Allí echamos un rato leyendo la sección de anuncios para buscar pareja – ¡nos hicieron muchísima gracia!

De vuelta a la casa de Maureen y Terry, guardamos las cosas y yo me senté a escribir las postales destinadas a mis padres, mi hermana y mis tíos. Para enviarlas, solo tuve que salir al jardín, dejarlas en el buzón y levantar la banderita roja para que el cartero supiera recogerlas. ¡Es un sistema muy mono!

Esa noche fue la última que iba a pasar en la casa de los padres de Megan, ya que el día siguiente íbamos a mudarnos a la nueva casa de Megan. Pasamos la tarde cenando un plato de pasta muy rico preparado por Maureen y luego nos echamos en frente de la televisión mientras Megan preparaba las últimas cajas para la mudanza.

Vimos un capitulo de America’s Got Talent, un concurso que busca gente con talento de los EEUU. Un cómico que hacía chistes malos sobre el ciclismo se recibió con abucheos mientras otro que iba vestido de unos pantalones (literalmente) y que hacía chistes igual de malos relacionados con los pantalones fue aplaudido y pasó a la siguiente ronda. Sigo sin entender el sentido de humor estadounidense.

Diario

Lago Champlain

Amaneció en un nuevo día en Williston, pero teníamos unos planes interesantes que nos sacarían del barrio y a las orillas del agua en el centro de Burlington. Pero antes de acercarnos hasta allí, me desperté con un chute de energía y decidí que debería salir a correr.

Resulta que esto fue una idea terrible. Llevaba bastante tiempo sin hacer ejercicio así (presagiando una entrada de blog próxima), pero por lo menos conseguí salir un rato antes de volver a casa y tumbarme en la hamaca del jardín. Allí esperaba a que volviera Maureen a casa ya que Megan estaba aún currando en el campamento.

Maureen llegó con un capricho dulce en la forma de unas galletas artesanales que imitan la famosa Oreo. Estaban muy ricas y en nada se convirtieron en un problema ya que siempre había en casa y se volvieron en mi picoteo favorito mientras me quedaba en la casa de los padres de Megan. En fin, una vez comidas las galletas nos echamos un baño en la piscina y esperábamos a que llegara Megan a casa.

Megan se echó una siesta al llegar, después de la cual hicimos la maleta y salimos a hacer lo que habíamos organizado antes: ¡una tarde en kayak! Es un deporte que me gustaba mucho cuando era un Scout y salía por los canales de agua sospechosamente opaca en mi condado nativo de Lancashire, pero esta vez fuimos a remar en la amplitud del Lago Champlain.

El Lago Champlain es una masa de agua que separa el estado de Vermont del de Nueva York, cuyas orillas están rodeadas por una cordillera de montañas que se llaman las Adirondack. Había visto el lago y las montañas cuando habíamos estado comiendo por el puerto, pero esta vez fuimos al club de navegación a vela de la comunidad para pillar un par de kayaks.

El viaje hasta el lago nos llevó por el centro de Burlington y pasamos por unas casas de fraternidad: ¡otra cosa que pensaba que solo existían en las películas americanas! Llegamos, alquilamos nuestro equipamiento y en nada ya nos encontramos encima de las aguas algo inestables del lago.

Fue un gusto estar en el agua y volverme a montar en kayak tras tantos años. Suelo ir muy asegurado de mis capacidades en el kayak, pero en un momento de estupidez y mania por sacar fotos de todo había decidido llevar mi móvil conmigo. Esto me tenía agobiado todo el rato pensando que se me iba a caer en la profundidad oscura del agua, así que empecé mi vuelta por el lago con un tambaleo nervioso.

Los cielos nublados y el agua turbia crearon unas vistas preciosas.

Habíamos salido por la tarde así que el sol ya se encontraba bastante bajo en el cielo, lo cual creó unos espectáculos de luz preciosos al bailar la luz sobre el agua. Nos acercamos al sol y a una playa en la distancia, en donde amarramos los kayaks para descansar un poco porque se me dolía la pierna.

Una vez de vuelta al agua continuamos el viaje, un viaje algo dificultado por o los kayaks o la resaca (nunca sabremos cuál fue) que insistía en llevarnos hacia la izquierda. Eventualmente llegamos al límite de la zona que podíamos explorar, donde paramos a ver a unos tíos lanzarse de una roca al lago. Era un sitio precioso, así que nos quedamos allí un rato hablando mientras el sol entraba por las nubes.

Los rayos de sol y la roca aislada crearon una imagen casi mística.

Luego empezamos a tirar de vuelta al club de deportes acuáticos, que en ese momento ya se encontraba lejos gracias a los dos tramos que ya habíamos remado. Fue un viaje algo difícil gracias a la distancia, el agotamiento y la turbulencia no grata creada por unos barcos que pasaban cerca.

Eventualmente llegamos a tierra firma, donde nos duchamos y nos cambiamos para pasar la tarde en el agua una vez más, pero esta vez de otro rollo. Condujimos la distancia corta por las orillas del lago y aparcamos para entrar en un sitio que se llamaba “Splash”, un restaurante flotante con vistas sobre el lago.

Maureen se unió con nosotros en el puerto, donde pillamos una de las mejores mesas al lado del agua. Un cóctel en la mano, pasamos la tarde hablando y picando mientras veíamos el sol ponerse sobre las Montañas Adirondack. También vimos la vuelta de “The Spirit of Ethan Allen”, un barco que lleva a los turistas a ver el atardecer sobre el agua.

Después de cenar, Maureen se fue para casa y Megan y yo nos acercamos a un bar local donde habíamos quedado en tomar algo con sus amigos. El bar era muy americano, decorado con objetos deportivos y gente que había vuelto de una tarde jugando al beisbol. Nos tomamos solo una copa y luego nos fuimos a casa ya que nos esperaba una agenda llena el día siguiente.

Megan volvió al campamento para la penúltima vez mientras yo desayunaba con Maureen. Luego me llevó Maureen a empezar nuestras aventuras juntos. Había planificado un viaje para los dos que nos llevarían otra vez al Lago Champlain, pero esta vez sobre tierra firma en vez del agua en sí. En el lago hay tres islas principales y nuestro plan era visitarlas a ver las vistas más importantes.

El viaje empezó en el Sand Bar, una barra natural que conecta la tierra firme con las islas. Saqué algunas fotos sobre el lago y nos pusimos a hablar con otra tía que estaba pasando por el lago.

Una vez en las islas, la primera parada fue en una playa pequeña. Desde allí, nos acercamos a un antiguo hotel que contaba con unas vistas preciosas sobre el agua que ahora se había convertido en un espacio de eventos. Después de eso, fuimos a un hotel donde trabajaba Maureen de pequeña y conocimos a la nueva dueña que nos dejo echar un ojo a las instalaciones recientemente renovadas.

Estas butacas se llaman Adirondack Chairs, toman su nombre de las montañas del fondo.

Luego tocaba comer. Para eso, Maureen había quedado en que se apuntara un amigo suyo a comer unos bocadillos con nosotros Los pillamos en una antigua gasolinera que también tenía una tienda bonita y una bocadillería. Me pillé un bocadillo de pavo y todas las guarniciones, entre ellas beicon, queso y pepinillos – ¡los estadounidenses saben montar un buen bocadillo!

Comimos los bocadillos en la terraza del ayuntamiento local y hablé con Michael sobre su experiencia viviendo entre los Estados Unidos, el Reino Unido y España, un trío de países que conozco bastante bien. Mientras hablábamos, una frente fría y nublosa se acercó así que al final tuvimos que volvernos a acercar a la tierra firme.

Al final no nos llovió encima, así que Maureen y yo paramos en una institución local: Seb’s. En esta combinación de tienda, cafetería y heladería compré unos postales para enviárselos a mi familia. Luego nos acercamos al puesto de helados y nos mimamos con unos helados de brownie de chocolate. Estuvieron bien ricos y vinieron con una cereza mona encima. ¡Claro que no podría resistirme a sacarnos una foto a los dos con nuestros caprichos dulces!

En el coche de vuelta a casa, Maureen me enseñó su truco de fiesta de hacer un nudo con el tallo de la cereza en la boca. Lo intenté yo también, pero se me daba fatal a pesar de seguir intentándolo toda la tarde hasta que tocó volver a salir.

Esa tarde fuimos al mismo bar que el día anterior, pero esta vez el ambiente era complemtanete distinto: ¡era el jueves de karaoke! Al resto de los del bar no les veía yo muy animados, así que me apunté con Breen para ser los primeras en cantar. Naturalmente tuvimos que arrancarlo con mi canción de confianza que suelo cantar el los karaoke: Wannabe de las Spice Girls. Luego cantamos muchas canciones, comimos palomitas gratis de la maquina que tenían y nos lo pasamos pipa.

De vuelta a casa, Megan echó unos palitos de mozzarella al horno y le introduje al placer de mojarlos en mermelada. Puede que suene raro, pero es una combinación agridulce que no falla nunca.

El día siguiente fue bastante tranquilo: me eché un buen rato a la piscina, comí y luego salí de compras con Megan para pillar unas cosas para su nueva casa y para nuestros planes para el finde – pero en breve os contaré más sobre eso. Acabamos el día con una cena de comida chine en la casa de Maureen y Terry, que supuso una manera bien regalada de ponerle fin a un día de paz.

Un tour pintoresco de Vermont, desde los casoplones hasta los atardeceres preciosos.

Dejaré esta entrada aquí ya que las actividades del finde después merecen su propia entrada de blog – y también porque estas entradas se están volviendo muy largas y estoy tardando una eternidad en escribirlas. Solo os puedo rogar paciencia mientras intento sacarlas entre mi agenda atareada aquí en Madrid…