Acabo de lanzar mi blog en español, así que faltan muchas entradas mientras las traduzco. Echa un vistazo a mi blog en inglés para leerlas todas.

02.02.19 —  Diario

Yéndome de Inglaterra

Me pongo a escribir esta entrada de blog en un rincón tranquilo de Terminal 3 del Aeropuerto de Manchester, donde estoy contento de haber encontrado un sitio en que usar mi iPad. Aunque este sitio sea muy zen, estar aquí solo puede significar una cosa: ¡me toca mudarme a España otra vez!

He tenido la suerte de haber podido llegar al aeropuerto considerando el clima de la semana pasada. Ha nevado bastante en mi pueblo natal durante estos días, y ha sido lo suficiente denso para causar trastornos pero no lo suficiente dense para disfrutar de él.

My back garden is lightly sprinkled with snow.

Naturalmente he aprovechado de la oportunidad de despedir a mi familia y amigos desde que anuncié mi vuelta a España, y empecé con un café en un pub local con mis amigas Amber y Jess. Hablamos mucho mientras criticábamos cada item en la selección de postres, y decíamos que alguien debería darnos nuestra propia programa de tele en la cual discutir los postres.

A selfie of me, Jess and Amber.

Tras despedirnos, mi padre me recogió y me trajo a ver a mis padres en Bradford. Nos sentamos todos para hablar un buen rato, hablando de mi adventure pendiente y poniéndonos al día con unas galletas de mantequilla.

Ya que estaba pisando mal por una pequeña operación en mi dedo de pie, mi familia me condujo a Horsforth donde vive unos amigos. Pasé la noche con Em y Lincoln, y jugamos Catan y bebimos unas sidras.

An orange and blue sunrise behind a hill, with houses in the foreground.

La mañana siguiente era el lunes, así que dejé a Em y Lincoln cuando salieron a trabajar y me fui a una cafetería para desayunar. Luego cogí un tren al centro de Leeds, y me senté en otra cafetería para relajarme un rato.

Me reuní con Danni para la comida, la cual fue una hamburguesa de McDonalds en la estación de tren ya que tardaría un montón en caminar a su oficina. Lo pasamos muy bien, despidiéndonos hasta el miércoles por la tarde – pero más sobre eso en un momento.

Después de pasar unas horas más tomando café, cojeé a un pub llamado Belgrave, dónde había organizado reunir a todos mis amigos universitarios que aún viven en Leeds.

Una vez empezaron a llegar del trabajo, cogimos unas pizzas y pintas, y rememoramos la vida universitaria y lo que nos había pasado desde entonces. Demasiado pronto, sin embargo, tuvieron que irse a dormir y yo tuve que coger el tren de vuelta a Burnley.

Rememoramos la vida universitaria y todo lo que nos había pasado desde entonces.

Porque mi pie me obligaba estar bastante tranquilo, pasé la semana preparando mi mudanza en casa. El miércoles por la tarde, Danni, Abi y yo nos reunimos en un pub para despedirnos, y luego fuimos a McDonalds a por unos helados.

El jueves empecé las preparaciones serias de la mudanza, y me puse a coleccionar las prendas, los dispositivos y los libros que necesito para sobrevivir en Madrid. Había un capricho también, sin embargo, porque mi madre había conseguido reservar una mesa en un cafetería local para tomar el afternoon tea británico.

A Victorian style British home interior.

Nunca había visitado el sitio antes, pero músculos me habían dicho solo cosas buenas. El sitio sobrepasó mis expectativas, y disfruté de una selección de comida riquísima y un gran bote de una infusión de fresa y kiwi.

An afternoon tea topped with a lit sparkler.
Tomato soup in a floral cup, topped with croutons, cheese and chorizo.
A selection of mini desserts.

Entre otros, unos de mis platos favoritos eran una crema de tomate y mascarpone, una ensaladilla casera, un sándwich de pollo y chorizo, un scone caliente y un meringue con caramelo, nata y chocolate. 

Tras devorar lo que pude y dejar las sobras en una caja para comer luego, llegó el viernes, mi último día entero en Inglaterra. No puedo decir que fue muy emocionante porque pasé el día haciendo la maleta y pensándola – ¡no quería que me volvieran a multar como cuándo regresé de Madrid el año pasado!

Me, stood outside of my shed. There is snow on the ground.

No me podía ir sin una foto con mi cobertizo.

Mientras sentado con mi vecina para despedirle, perdí una puesta del sol morada – pero no te preocupes, porque mi hermana me hizo orgulloso en tomar unas fotos desde mi ventana. Le doy el crédito con respeto a la imagen de abajo.

A sunset of bright purple and orange colours.

Cuando llegó la tarde, finalicé la maleta y nos sentamos para mi cena favorita como cena de despedida – un cocido de ternera y cebolla con guisantes y puré de patatas. Luego la llevamos a mi madre al trabajo y me fui a dormir tras ver un par de capítulos de Nailed It en Netflix. 

Y ahora volvamos a presente – ahora mismo estoy sentado y viendo aviones venir y salir por la ventana. Tengo un recordatorio puesto en el móvil para cuando anuncian la puerta, y he cogido una botella de agua para el vuelo – ¡ahora vuelo como si fuera coger el autobús! 

Claro que ya tengo unos días muy ocupados por delante. Esta noche entro en un Airbnb y pasaré el día de mañana preparándome para incorporarme en Erretres el lunes – ¡todo está pasando tan rápido! Como siempre, volveré con unas noticias en cuanto calmen las cosas un poco – ¡tengo muchas ganas de compartir las novedades de las calles madrileñas!