06.04.19 —  Diario

Una visita breve a Barcelona

Hace bastante que no escribo en mi blog, y eso es debido a una combinación de razones: desde que Emily se fue he estado muy resfriado, y también he estado muy ocupado en un proyecto del trabajo. Los dos no me han dejado mucho tiempo para hacer nada, pero trabajar y vivir en Madrid en sí es muy divertido, así que os voy a contar las novedades…

Fuera de la oficina he podido hacer unas cositas con mis amigos, incluyendo un par de noches con Bogar. La primera fui a echar un vistazo a como iba con la decoración de su nuevo piso, y disfruté de una ración de tortilla que había elaborado. Otra noche nos reunimos en mi piso, y yo solo pude ofrecer queso y aceitunas – ¡al estar resfriado no me apetece cocinar nada!

An old hairdressers facade.

Se encuentra mucho diseño antiguo al pasear por mi barrio.

Una vez encontradas las fuerzas para cocinar algo, decidí que no había nada que me apetecía más que un buen plato de chorizo a la sidra.

A bottle of cider with a chorizo.

En fin me salió bastante bien, pero no estaba tan bueno como los que he probado en Asturias. Creo que el truco será pagar un poco más y permitirme un buen chorizo fresco – ¡os informaré la próxima vez que lo elaboro!

A veces vale la pena pasear por las calles pequeñas de la ciudad.

Hoy también es un día emocionante, porque ¡me han entregado el horno! Es un mini horno de esos que pones sobre la encimara, pero me vale para cocinar una pizza, un pollo asado o (por supuesto) un pastel o dos…

Hablando del pastel, el asunto nos lleva bien a mi proyecto actual en el trabajo. “Pero ¿cómo están relacionadas estas dos cosas?” os oigo preguntar, y ahora os contaré…

El proyecto consiste del rebranding de una compañía que tiene sede en Barcelona. Al investigar su cultura de oficina, vi que les gusta celebrar fiestas en su espacio, así que mientras montaba mockups de la propuesta para el nuevo logotipo en varias piezas, ¡se me ocurrió aplicar el logotipo en un pastel!

No encontré ninguna plantilla de mockup en Google Images con la que generar automáticamente un logo aplicado en un pastel. Por eso, el próximo día llegué a la oficina con una manga pastelera y un tupper lleno de crema de mantequilla, y me puse a dibujar el logotipo con dicha manga.

La prueba verdadera de un logotipo – ¿funciona en una tarta?

Tras fotografiar los logotipos hechos y realizar un poco de magia en Photoshop, teníamos dos mockups de tartas para presentar al cliente. Eso nos lleva muy bien a la siguiente parte de esta entrada de blog – ¡mi viajecito a Barcelona para presentar la propuesta al cliente!

Decir que era un viaje sería muy exagerado porque, tras un retraso de una hora en el AVE, no teníamos el tiempo para ver nada excepto el interior de dos taxis, las oficinas del cliente y una visita de cinco minutos a la tienda de Uniqlo para comprarnos unas prendas.

Lo pasé bien de todas formas, y era guay trabajar directamente con el cliente y ser encomendado a diseñar y presentar una presentación importante – ¡cada día me siento más adulto!

El único aspecto triste del trabajo recientemente ha sido la despedida de Manu, ¡pero nos aseguramos a despedirnos bien! Un grupo nos reunimos en la ciudad para tomar unas copas y reírnos hasta las horas pequeñas. Yo, sin embargo, llegué a casa bastante molesto por no había encontrado ningún kebab ni bazar abierto para coger un poco de comida. ¡Qué barbaridad!

Todo esto nos lleva al día de hoy, y como podréis ver, ha sido una semana muy ocupada. Por eso, esta tarde he bajado las luces, he cocinado una pizza para estrenar el horno, he puesto un poco de música y me he sentado para escribir esta entrada de blog.

Este finde y el que viene no tengo mucho organizado porque mi calendario está llenísimo a partir de semana santa, pero voy a intentar publicar otra entrada de blog antes de irme a algún lugar para pasar las vacaciones fuera de la ciudad. ¿Quién sabe dónde será?