24

Jul

2017

Oviedo

24th julio 2017

Tan espontáneamente como lo de siempre, y solo ocho días antes de mi graduación, la semana pasada acabé volando a España para pasar una semana. Tras un día largo viajando de mi cuidad natal a Manchester, y entonces Liverpool, volé desde Liverpool al Aeropuerto Adolfo Suarez Madrid-Barajas. No pasé mucho tiempo en Madrid, y pronto estuve en un autobús a Oviedo, la cuidad natal de mi amigo Kevin, recién vuelto del Erasmus en Inglaterra.

Después de una reunión en la estación de autobuses, les conocí a los padres de Kevin cuales habían llegado para recogernos de la estación y dejarnos en su apartamento familiar. Haber estado despierto durante el viaje entero desde Madrid al norte, tengo que admitir que mis primeras impresiones de Asturias fueron un poco malas. Hay un túnel en que pasas desde un paraíso de sol y cielos azules a una tierra mojada y nublada con montañas verdes y una temperatura 10 grados más bajo de la de antes. ¡Vaya shock!

Dimos una vuelta por la cuidad durante el primer día pero pronto nos dimos cuenta de que estábamos muy cansados, así que volvimos a casa tras una cena deliciosa de croquetas, patatas bravas y picadillo. ¡Hasta probé mi primera sidra asturiana!

El día siguiente el sol nos saludó y pudimos explorar la cuidad un poco más, empezando con esta bonita vista desde el apartamento. Tomé mi cámara y salimos para explorar el centro de la cuidad durante unas horas…

A view over Oviedo

Una vista de Oviedo

Pasamos la mayoría de la mañana en explorar el casco antiguo de la cuidad, con sus calles bonitas llenas de balcones monos. El centro tuvo su núcleo en una plaza grande que llevó la catedral, una estructura con madera y piedra tallada sobre su fachada.

I love a good balconet

Me encanta un buen balcón

The square from the cathedral

La plaza a través de un enrejado

Detailed stonework just outside the entrance

Piedra detallada cerca de la entrada

Kevin era mi guía turística, mostrándome cada sitio de la cuidad y contándome unas anécdotas de los años que ha pasado como estudiante en la cuidad. Uno de los símbolos que ver era la cruz asturiana, que se encontró sobre un enrejado de la catedral.

The cross iconography

La cruz

The vaulted roof of the cathedral

Detalles del cielo de la catedral

Tall archways

Arcos enormes

Tras echar un rápido vistazo en la entrada de la catedral, salimos corriendo para evitar pagar la entrada exorbitante, y luego caminamos lentamente por un rincón hasta llegar en la calle principal de la vida nocturnal en Oviedo.

The cathedral square

La plaza

Here lie the remains of a door

Había una vez una puerta

A pesar de que Kevin había dicho que Oviedo es muy limpio, me sorprendió de todas formas la limpieza de la calle en que estuvimos. Un visitante cualquier no habría sabido que sea la zona en que todo el mundo sale para beber y festejar por la noche. ¡Era impecable! Un inquilino de un piso estaba reproduciendo música católica tradicional a partir de su ventana, y sentí como si yo fuera en una serie de drama épica mientras caminaba por la calle.

Looking back to the cathedral

Un rincón de la catedral

Creeping ivy

Viene la hiedra

Down the street

La calle

Mientras bajamos Kevin quiso mostrarme uno de sus sitios favoritos nocturnos, un club que se llama Radio, que se vio resplandeciente durante el día – ¡dije que los clubes británicos no se ven así! También pasamos por otras calles pequeñas que terminaron en más plazas bonitas, y me encantó el confort tranquilo y ambiente relajante de la cuidad.

A little lantern on Radio

Un farol en Radio

A quiet little corner of the city

Un rincón tranquilo de Oviedo

Kevin me había hablado de la belleza de uno de los edificios más bonitos, pero de todas formas sus ventanas azules me impresionaron muchísimo. Con una lata de coca-cola descafeinada en la mano (no están disponibles en Inglaterra y soy alérgico a la cafeína, así que siempre las compro en España), pasé un rato tomando fotos e intentando sacar la foto perfecta de sus colores impresionantes.

A lovely colour scheme

Los colores me encantaron

The world's most gorgeous blue

El azul más bonito del mundo

Durante el día rodamos un poco más por las calles del centro, encontrando más edificios preciosos como el ayuntamiento, tiendas variadas, clubes nocturnos y pisos residenciales. En fin nos encontramos en una plaza con una estructura llamada “el paraguas” (que imaginativo), y la cual se usa para esconder de la lluvia asturiana mientras todo el mundo está bebiendo en las calles.

The town hall

El ayuntamiento

Kevin chilling on the streets

Kevin en la calle

This is probably called the umbrella square or something

El paraguas

En seguida empezamos a volver a su apartamiento para picar un poco, pero de pronto encontramos una iglesia con la puerta abierta y entramos para ver que las imágenes religiosas se habían cubiertos con plástico durante unas renovaciones estructurales. Pensé que tuvieron una mirada muy extraña, y saqué unas fotos…

Creepy covered idols

Imágenes cubiertas

The entrance to a covenant

La entrada de una iglesia

Another cute rincón

Otro rincón bonito

Después de cenar, fuimos al piso de una amiga de Kevin para tomar un poco antes de salir por la cuidad, donde cantamos y bailamos en la misma calle en que estuvimos durante el día. Pasé una noche fenomenal, pero el próximo día tuvimos que andar un poco más despacio que esperábamos dado que habíamos vuelto a casa a las 5 de la mañana. Ups…

El día siguiente exploramos el lado comercial de la cuidad, y Kevin me mostró más de los sitios y escenas, incluyendo un quiosquo en que compramos unos de los gofres más frescos y deliciosos que he probado jamás. Con Nutella, dulce de leche, nata y una variedad de siropes por encima, hice todo lo posible para comer mi gofre sin manchar mis pantalones blancos en el parque – ¡por milagro lo logré!

The best waffles in Spain, I promise

Los mejores gofres en España, os lo juro

A view in the park

Una vista en el parque

More modern style architecture

Más arquitectura moderna

Esa noche, en vez de volver directamente a casa, Kevin me trajo hacía la estación de trenes y empecimos escalar una colina. Me estaba preguntando el por qué estábamos subiendo hasta que llegamos a la cima y vi la cuidad por abajo – era muy imponente. Un poco más allá encontramos una iglesia que pareció abandonada, pero había arroz en el suelo así que sabíamos que se había realizado una boda recientemente. El uso de arroz durante las bodas me pareció raro – ¡eso no pasa en Inglaterra!

A rest after each flight, I presume

Descansas tras cada escalera, supongo

A pretty awesome view

Una vista súper bonita

A church and some rice

La iglesia con el arroz

Los dos días siguientes se pasaron en Gijón y los lagos asturianos, que fueron tan fenomenales que he decidido dedicarles dos entradas de blog más en vez de intentar escribir todo aquí. Después de esos dos días llegó mi tarde final en Oviedo, en que Kevin y yo fuimos a cenar pizza y entonces volver a casa, pero Kevin me trajo a ver una cosa mas antes de marcharme – una iglesia romana que es el edificio más antiguo de la cuidad.

The facade of a seriously old church

La fachada de la iglesia antigua

La estancia que pasé en Asturias y Oviedo fue absolutamente fenomenal, gracias a la hospitalidad de Kevin y los lugares bonitos que visitamos durante el viaje. El pueblo asturiano es una de las gentes más majas que he conocido jamás, y el tiempo a pesar de ser un poco mojado deja que hayan colinas verdes llenas de vida que faltan otras zonas del país. A mí me pareció similar a él del norte de Inglaterra, pero con un ambiente español y mucha comida buenísima – no creo que se encuentra comida de esa calidad en mi cuidad natal…

Manténte al tanto para ver más fotos y noticias de los viajes, ¡incluyendo paseos por Gijón y los lagos!