27

Oct

2017

Luna de Octubre

27th octubre 2017

Entre una semana tan loca como siempre, no logré publicar este post antes del miércoles, pero no pasa nada porque en fin aquí está. Como mencioné en la entrada pasada en la que echaba un vistazo a la semana pasada, el sábado por la noche salí con un par de amigas para explorar las festividades llamadas Luna de Octubre. Este evento reunió una colección de obras nocturnas, todas las que utilizaron luz para crear efectos variados – ¡y como podéis imaginar me quedaba súper feliz debido a las luces que se habían instalado en la cuidad!

La primera obra estaba situada en una de las fuentes famosas madrileñas, la que se había apagado, iluminado y llenado con botellas plásticos vacíos. Esto hizo una declaración muy fuerte, y estaba feliz al oír una madre explicando el significado de la obra a su hijo. ¡Quizá que haya esperanza para el futuro!

Plenty of bottles

Muchas botellas

Seguimos andando por el Paseo Del Prado, el que había cortado completamente, y nos encontramos en una instalación de video-mapping en la fechada del Museo Del Prado. El video-mapping era fantástico, pero el diseño también era 3D, así que nos pusimos las gafas y disfrutamos del espectáculo. Por supuesto no puedo mostraros los efectos 3D, pero la foto que logré sacar en mi móvil te muestra como fue…

The facade of the Prado begins to warp

La fachada del Prado empieza a torcer

Después de dar nuestras gafas 3D a otro grupo de espectadores, entonces caminamos más por la calle y encontramos otra obra que molaba. Esta consistió de una reticula de figuras iluminadas en poses variados, las que destellaron en secuencia con música para crear la ilusión de danzas o escenas de películas famosas.

The light up stick men

The light up stick men

Caminando más alla pasamos por unos pirámides gigantes de luz, antes de ir a la Puerta de Alcalá. Allá habían instalado tres pantallas enormes en cada arco, las que mostraron todo tipo de vídeo sicodélico.

Big wobbly pyramids

Gran piramides

Screens in the Puerta de Alcalá

Las pantallas en la Puerta de Alcalá

Desde ahí nos encontramos al lado de la obra final y mi favorita de todo por su ridiculez. Era una hormigonera cubierta por espejos, creando una bola de disco gigante. Se acompañó por una mezcla de música de danza, y pasábamos un rato en bailar en plena calle. Me encantaba.

The cement disco

El disco de la hormigonera

Party time

Fiesta