7

Oct

2017

La primera semana en Erretres

7th octubre 2017

Como imagináis esta semana ha sido una de las más locas de mi vida entera, dado que el lunes fui por el metro para reunirme con los tíos de Erretres y comenzar mi primera semana trabajando allá. ¡Que locura!

Off to work on my first day

De camino al trabajo

Volver a la oficina era como volver a casa, y después de muchos abrazos presenté un regalo que había traído – scones con mermelada y mantequilla. Se comían muy pronto, pero estaba triste que no podía traer una crema especial llamada clotted cream que se come en Inglaterra.

Pronto estábamos en la reunion de planning que hay cada lunes y me asignaron mi primer proyecto. Entre diseñar en este proyecto sin embargo, habían otras cosas que hacer que forman parte de las ceremonias de integración, incluyendo hacer un video para el anuncio en Instagram.

Como siempre no puedo hablar del trabajo que está en curso detrás de las puertas metales, pero estoy disfrutando mucho de trabajar en gran proyectos con un equipo de cracks. Hasta estoy disfrutando del reto de encontrar el balance como un adulto, y he estado yendo de compras en Mercadona para comprar mis latas de tomate a 63¢. Tengo que ser muy cutre, sí.

Back in the office

En la oficina

Fuera del trabajo he estado disfrutando del sol antes de que nos abandona con la llegada de otoño en augusto, incluyendo dando paseo por el centre que esta situada a solo cinco minutos en pie del trabajo. Me encanta poder salir de la oficina y pasar por el palacio real y los jardines después de tan solo unos minutos – ¡y luego continuar para tomar un café y broncearme en el parque!

Wandering around the city

Andando por la cuidad

Passing the royal gardens

Los jardines de Sabatini

Como imagináis el shock de cambiar de las horas casuales a un trabajo de tiempo completo ha hecho que yo quedo muy cansado durante las noches entre semana, pero hoy es sábado así que había hecho planes para aprovechar al máximo el día libre. Anoche no me apeteció cocinar, así que el dueño de mi piso me mostró un sitio local en que cenar, y cené con gusto un plato rico de canelones con marisco – ¡algo que nunca había probado antes!

How I've missed good food

He echado de menos la buena comida española

El hoy era otro día muy ocupado sin embargo, porque yo y mi compañera de piso Heidi habíamos organizado salir para hacer muchas cosas en la cuidad. Empezamos en el Parque del Retiro, donde había una exposición de perros y gatos a los que les falta un hogar. Fuimos a verlos y me alegría ver que muchos de los mascotas ya se habían adoptados, ¡y también estaba feliz que habían tantos perros! Adoro los perros.

Changing leaves in Retiro

Las hojas están cambiando

A very beautiful cat

Un gato bien bonito

Una vez habíamos acariciado a todos los perros, fuimos al lago para hacer una pausa y comer mientras mirando sobre el agua, y charlábamos mucho mientras yo logré manchar mis nuevos pantalones blancos con el maíz dulce que se estaba cayendo de mi bocadillo. Que buena idea era vestirme así…

Lunch with a view

La buena comida y una buena vista

Me gustaba muchísimo como se puede ver que las temporadas están cambiando aquí, unos de los arboles siguen siendo un verde exuberante, mientras otros se han hecho una naranja vivida. También se nota que la temperatura está bajando poco a poco, hoy me desperté con pies fríos. Tal vez debería cubrirme en una manta en fin… que locura.

Changing trains

Cercanías

Una vez logramos salir del parque echamos una visita rápida a Dealz (una tienda británica) y nos compramos unos teacakes (un dulce que se toma con el té). Heidi compró una barra de chocolate Cadbury, y disfrutamos mucho de eso mientras continuábamos explorando, en fin llegando al centro y el palacio real.

Us two in the palace gardens

En los jardines

Entonces visitamos uno de mis favoritos sitios en la cuidad, un bar mexicano que yo creo es el que sirve los mejores tacos de la cuidad entera – lo había mencionado a Heidi y decidimos echarle una visita. La comida era tan riquísima como recordaba, y decidí tomar una margarita de manzana verde. ¡No sabía que otros sabores de la bebida existiesen!

Chilling in the bar

En el bar

Tras eso Heidi tuvo que ir para firmar un contracto para un nuevo piso, pero fuimos parado por un desfile barroco que estaba pasando por la cuidad. No logré encontrar un buen sitio para sacar fotos pero sí logré sacar una foto de las disfraces extravagantes…

I want one of those hats

Quiero uno de esos sombreros

Mañana será un día más tranquilo, ya que solo tengo que lavar la ropa y hacer unas pequeñas tareas más, y luego probablemente voy a ir al parque local para hacer unos dibujos y ver la puesta del sol sobre el este de la cuidad. Volveré pronto con más fotos y para contaros si moló, pero estoy super agotado así que me voy a descansar…