16.05.19 —  Diario

Erretres se muda y mis tíos me visitan

Para empezar, estoy consciente que llevo casi un mes sin actualizar mi blog. La excusa estándar sería decir que he estado demasiado ocupado, ¡pero en este caso os prometo que eso sí que es verdad!

He encontrado, sin embargo, un hueco en mi calendario para ponerme a escribir esta entrada de blog, y por lo tanto hoy os escribo desde el tren que forma parte de mi nuevo viaje a la nueva oficina.

Os contaré más sobre la gran mudanza en un rato, pero por ahora empezamos con un finde que pasé en la cuidad, y una excursión para comer unos de los mejores tacos de Madrid con mi amigo Bogar. El sol ya ha empezado a atacarnos, y con temperaturas ya de más que 30°, puedo decir con confianza que el verano ya está comenzando – ¡pero esta vez de verdad!

Otra cosa que tuve que hacer hace unas semanas fue comprarme una camisa formal para la boda de mi amiga. No sé si ya lo he mencionado, pero da igual porque os cuento de todas formas: Soyoung (una ex-compañera) ¡nos regaló el honor de una invitación a su boda!

Bueno, os contaré más de la boda en breve, pero durante los momentos a los que me refiero solo había una prioridad: encontrarme una camisa bonita a un precio razonable.

La búsqueda me llevó a Las Rozas Outlet, un sitio que definitivamente solo se diseñó para la llegada en coche.

Tras llegar en la estación de Cercanías más cercana, me puse a caminar por el asfalto al lado de una carretera, pisar por una zona súper barrosa, saltar varias vallas y hasta empecé a pensar que iba a salir de Madrid y acabar en Castilla y León…

¿A dónde llevan estas escaleras mecánicas abandonadas?

Menos mal que no llegué en otra comunidad autónoma, sino llegué al centro comercial que tiene unas pintas tan extrañas que parece la entrada del parque Universal en Florida. Después de una búsqueda prolongada, elegí una camisa blanca de liso y volví a casa para prepararme para el día siguiente: ¡el primer día en la nueva oficina!

La mañana empezó con mi primer viaje a El Barrial, el cual ahora consiste en un viaje en Cercanías, un autobús y luego un camino de diez minutos. Es más largo que antes, pero ando esperando acostumbrarme y encontrar una ruta mejor para hacer el viaje más rápido.

Bueno, el primer día comenzó sin ningún problema grave, el mejor momento siendo la comida, ¡durante la cual nos invitaron a una deliciosa paella!

Paella, beers, and other food spread out on a table.
An arial shot of the team tucking into a paella lunch.

Una vez pasada una hora comiendo, charlando y tomando unas cañas, ya tocaba abrir unas botellas de vino. Aprovechamos al máximo el nuevo jardín, tumbándonos en el césped para tomar el sol y sentándonos en la terraza para cotillear un buen rato.

A bottle of wine on a table amongst foliage.

Una tarde tomando vino en la terraza fue muy bienvenida.

El segundo día en la nueva oficina y tocaba celebrar otra vez: ¡fue mi cumpleaños! Mis padres me habían mandado un paquete que abrí al despertarme, y el cual contuvo unas tarjetas y unos regalos de Ru Paul.

A Ru Paul card and Ru Paul Pocket Wisdom book.

Una vez llegado a la oficina, habían más celebraciones, y mis compañeros me regaló una visita a mi sitio favorito de toda España: Mercadona. Allí me compre unas provisiones para sobrevivir en la nueva oficina y una tarta de chocolate enorme para compartir entre todos después de comer.

Me stood outside Mercadona, holding a cake in one hand and a bag full of shopping in the other.

Esa misma tarde también había otro momento emocionante, ¡porque mis tíos venían a visitarme! Habíamos planificado que iban a quedarse en mi piso durante unas noches antes de seguir hacía Santander para coger la barca de vuelta a Inglaterra.

Ya que tienen coche, vinieron directamente a la nueva oficina. Una vez reunidos los tres, ellos se quedaron tomándose el sol en el jardín mientras yo tuve que volver a trabajar.

My auntie and uncle stood in the garden of my new office.

Esa noche salimos a comer y tomar unas copas en mi barrio para celebrar mis 24 años, pero volvimos a acostarnos bastante temprano después de su viaje largo.

El día siguiente fue el primer día de Semana Santa en Madrid, así que los tres nos fuimos a explorar por el centro. Había reservado una mesa en el Jardín Secreto de Salvador Bachiller, así que nos acercamos a Sol para comer en una terraza bonita entre los techos de terracota.

A bright pink flowering plant on a green roof terrace.
My auntie and uncle sit with their food at the Secret Garden.

Después de disfrutar una comida rica en la terraza, nos fuimos a tomarnos unas cervezas más y vagar por la ciudad durante un par de días.

Lo pasé fenomenal durante los días que pasé con mis tíos – no hay nada como relajar con mi familia en la ciudad que amo tanto. Me alegró mucho poder dejarles quedarse en mi casa y ser anfitrión un rato después de muchos años durante los cuales nos han dejado visitar su piso en Murcia.

Demasiado pronto, sin embargo, les tocó volver a su coche y continuar su viaje a Santander y el puerto, pero mis vacaciones no habían acabado todavía – ¡había una boda que asistir!

La cantidad de fotos y anécdotas que tengo para compartir de dicha boda me obliga a dejarlo todo para otra entrada de blog y otro día – pero espero no tardar mucho en traeros todas las novedades. ¡Supongo que mañana por la mañana volveré a pasar el viaje de tren escribiendo la próxima instalación!