24.02.19 —  Diario

Como ser un adulto

Hace dos semanas ya que publico la última entrada de blog, y hace una que me mudo al nuevo piso, ¡y han sido entre las semanas más ocupadas de mi vida! Al cambiarme de piso en Madrid en el pasado, solo he tenido en cuanta las consideraciones logísticas, las que no solían causar dramas ya que todos mis pertenencias cabían en una maleta. Esta vez, sin embargo, he tenido que organizar mucho más…

Entre las cosas que he hecho esta semana quedan llamar a la compañía de luz para cambiar de contrato, contratar y organizar la instalación de fibra en casa, varios viajes a IKEA para coger lo esencial como un colchón y los cubiertos, y dar muchas vueltas al Mercadona para coger comida. Hasta logré empadronarme, lo cual fue un logro personal enrome porque he intentado muchas veces y siempre faltaba algo. ¡Es verdad que esta semana he aprendido justo como ser un adulto!

El cielo por el palacio real.

En fin el gran reto, la mudanza al nuevo piso, ha sido bastante fácil. Hice la maleta, discutí con el conductor del autobús porque dijo que la maleta era “demasiado grande” (aunque el bus estaba casi vacío) y eventualmente cogí el Metro a la nueva casa.

Ya había arreglado el nuevo apartamento para quitar el polvo y instalar el colchón, así que pude llegar y deshacer la maleta tranquilamente. Durante la tarde fui al Mercadona para coger comida, y luego di otra vuelta al IKEA a por toallas, sartenes y unas plantas para decorar.

El día siguiente estaba emocionado de preparar y desayunar avena usando mi nueva olla, pero cuando no funcionaba la vitro me di cuanta que había sido tonto y comprado un par de sartenes que no funcionaban con la vitro de inducción. Tuve que prepararme un desayuno un poco más pintoresco, pero luego tuve que irme al IKEA otra vez para devolver la olla y la sartén.

Un desayuno bonito arruinado por tener que volver otra vez al IKEA.

Una vez resuelto ese problema y después de comprarme otra planta para animarme un poco, empezó mi primera semana de viajar a la oficina desde el nuevo piso. Estamos muy ocupados en el trabajo, así que fuera de la oficina me he mantenido ocupado para distraerme de todos los proyectos.

Uno de los eventos más espectaculares de la semana ha sido un videomapping de 360° para celebrar 400 años de la Plaza Mayor. Fui con mi amigo Bogar para verlo, y nos reunimos en la plaza a las 7:30pm cuando se apagaron las farolas y ¡empezó el espectáculo!

La única foto que saqué no representa bien el viaje inmersivo por los 400 años de historia que se proyectaron en las cuatro fachadas de la plaza, y el cual fue acompañado por una banda sonara y unos efectos de iluminación que iluminaron el cielo. He incluido este vídeo hecho por el ayuntamiento que mejor te mostrará lo guay que fue:

Después fuimos al norte para escapar de la gente y cenar unos bocadillos y patatas fritas con cerdo desmenuzado en la Casa Tomada, el restaurante donde trabaja Bogar.

El jueves fue el día de mi cita previa para empadronarme, así que me fui a Barajas por la mañana ya que fue la única oficina de atención al ciudadano que tenía una cita que no fuera en abril o más tarde.

Al llegar en la parada de metro, pensé en Dani, mi director de arte anterior de cuando empecé por la primera vez en Erretres hace tres años. Él vive en la zona, y estaba pensando en sacar una foto de la estación y mandársela cuando ¡él apareció bajando por las escaleras mecánicas!

Después de subir los dos al vestíbulo, paramos un rato para ponernos al día. Fue genial saber lo que está haciendo hoy en día, pero pronto nos tuvimos que ir ya que tuve que ir a la cita y él a su trabajo. Tomé un cafe y una napolitana en un bar y luego fui vagando por las calles del barrio pintoresco para llegar a la oficina de atención al ciudadano.

Barajas
Príncipe Pío

Después de empadronarme exitosamente, volví al trabajo y inmediatamente me puse a diseñar en todos los proyectos que tienen que hacerse. Una pausa bienvenida se presentó, sin embargo, al llegar unos estudiantes de un instituto local. Luis y yo pasamos una hora presentando nuestro proyectos, contando justo como es trabajar en una agencia de diseño y respondiendo a una plétora de preguntas que tenían. Fue tan util para mí como para ellos porque me expuso a presentar en español – algo que hago cada vez más hoy en día. ¡Creo que mi profesora de español estaría orgullosa si pudiera verme ahora!

Ahora hemos llegado al fin de la semana laboral y hasta este finde. Ayer hice otro viaje al IKEA para coger unas cositas más y elegir el sofa que voy a comprar en cuanto cobro. Y eso no puede pasar lo suficiente pronto, ¡porque mi amiga Emily acaba de comprar los billetes para visitarme dentro de menos de un mes! ¡Debería hacer que este lugar parezca más a un hogar!

Hasta que este instalado el sofa y este bien decorado el piso, no voy a compartir ninguna foto más. Tengo una visión clara en mente de cómo debería verse, ¡y no quiero echar a perder la sorpresa! Dicho eso, esta semana seguro que será muy ocupada, así que no volveré con noticias hasta el finde que viene como temprano. ¡Hasta entonces!